La comida y el alcohol

Por: Mtro. Edgar Madrid Muñoz*

Todos nosotros hemos disfrutado de un buen platillo acompañado de trago, siendo ésta una práctica recurrente en lo que a la humanidad refiere. Los alimentos y bebidas son una necesidad básica para el ser humano, ya que la primera se encarga de suministrar los sustancias que permitan cumplir funciones vitales para nuestro organismo, la segunda se encarga de suministrar líquidos siendo sus objetivos principales la satisfacción de sed y algunas situaciones psicológicas.

Lo que es innegable es que el hombre a través de su andar histórico ha estado acompañado de estos alimentos y bebidas. Los griegos realizaban reuniones llamadas sympósion en la cuales se congregaban para debatir algunos temas de diferentes intereses sociales, estos siempre fueron acompañados de alimentos y bebidas que generalmente eran alcohólicas como vinos y aguamieles, o la ceremonia prehispánica mexicana de beber metl o pulque por los sacerdotes de Cholula, plasmado en un mural de su zona arqueológica.

Hoy día no se pudiese contemplar un la festividad como el de brindar champagne o sidra por el futuro de los novios en una boda, o el de una noche mexicana acompañada de sus innumerables platillos típicos como las chalupas, el pozole, mole de panza y chilaquiles, entre otras delicias. Y no brindar con un buen tequila, una cerveza o porque no un vaso de agua de Jamaica u horchata.

Natalia Torres Llorens
Natalia Torres Llorens

Las bebidas las podemos clasificar en alcohólicas y no alcohólicas, las primeras han sido punto de controversia a niveles sociales tanto nacionales, internacionales e históricos. Ya que el problema con las bebidas alcohólicas está relacionado con la cantidad de consumo.

El alcohol como bebida espirituosa genera en el ser humano una sensación de adrenalina que impulsa a desvaríos conductuales, volviendo al callado en extrovertido, al miedoso en valiente, transformando la personalidad y alterándola de forma física, psicológica y espiritual, por mencionar algunos ejemplos.

Hay sectores que no simpatizan con individuos que caen en los excesos de las bebidas, generalmente personas que han sido víctimas físicas o psicológicas de personas bajo el influjo alcohólico. Habrá otros sectores que no estén de acuerdo con esta postura, sustentando el control del consumo, en su mayoría son personas jóvenes las cuales sus lugares de recreación generalmente están asociados a alimentos y bebidas, ya que en sus ansias de satisfacer esas sensaciones que se experimentan a esta edad. Por otra parte para los empresarios son un mercado de alto posicionamiento así como de inversiones muy redituables.

Desde el punto de vista gastronómico el consumir bebidas alcohólicas de manera moderada puede aportar una serie de beneficios para la salud, por decir algo relacionado a moderado nos referimos a que el ser humano puede sintetizar por hora aproximadamente 45 a 50 mililitros de alcohol, es por ello que se recomienda calcular bien nuestro consumo y no caer en estados alcoholizados y que decir de la resaca al día siguiente.

Hay bebidas alcohólicas que tienen muchas funciones, por ejemplo tenemos los aperitivos, cuya función principal es generar apetito por medio de su amargura o azúcar residual bajo, dando como resultado una infinidad de reacciones neurológicas que terminan por generar apetito. El objetivo de las bebidas digestivas es, debido a su alto contenido alcohólico y azúcar residual alta, generan reacciones neurológicas que van al hipotálamo mandando este ultimo la sensación de saciedad.

Algunos de los elementos que contiene el vino son los polifenoles, a los que se le atribuyen funciones anticanceríegenas, a su vez benefician como antiinflamatorios y retardadores del envejecimiento. Su nivel de calorías es bajo, lo cual resulta perfecto para llevar una dieta sana y equilibrada, incluso favorece al adelgazamiento, por ello es que la dietas de la región mediterránea son muy saludables. Así mismo, el consumo moderado de vino o cerveza mejoran las actividades cardiovasculares.

En diversos lugares de México se mantienen prácticas sobre el consumo de aguamiel en niños de escasos recursos, aprovechando los valores nutritivos de dicha bebida, no obstante es visible al paso del tiempo su fermentación alcohólica y sus efectos en la niñez. Culturalmente el mexicano está asociado a estereotipos de machismo y alcohol, que desvirtuaron el significado prehispánico abusando de su consumo y alertando a la sociedad transformándolo en un símbolo de preocupación, peligro, agresividad y hasta muerte.

Por ultimo cabe señalar que el maridaje entre platillos y bebidas generan un orgasmo único en el paladar llevando a viajes temporales desde una infancia hasta el recuerdo más feliz o triste de nuestras existencias por medio de las experiencias gastronómicas que se nos puedan otorgar al transcurso de nuestras vidas..

Las controversias son muchas y buscar a llegar a acuerdos es una tarea titánica, lo único cierto es que usted como lector tiene la última palabra. SALUD Y BUEN PROVECHO.

Recetas

Por: Chef Edgar Madrid Muñoz

Camarones al Tequila (receta para 4 personas)

1/2 Kilogramo de camarones limpios y sin cascara

3/4 de Vaso de tequila

4 Dientes de ajo

2 Chiles anchos

6 Chiles cascabel

40 ml. Pulpa de tamarindo

45 gr Mantequilla

5 Limones

Pimienta al gusto

Perejil al gusto

Sal al gusto

Asar los chiles anchos y cascabel directamente al fuego, poner a remojar en agua caliente con un poco de sal durante unos minutos. Una vez listos, desvenarlos, limpiarlos para licuarlos con pulpa de tamarindo, esta mezcla reservarla en un recipiente

En una sartén la mantequilla, cuando esta se derrita completamente , colocar dentro los camarones junto con los 4 dientes de ajo picados finamente, un poco de sal y pimienta, cocinar por unos 5 minutos o que tomen un color rosa, cuando esto suceda debemos de agregar el tequila para flamearlos de manera rápida. Cuando se apague el fuego agrega encima la mezcla de los chiles y el jugo de los 5 limones, revuelve muy bien, tapa el sartén y deja cocinando durante 15 minutos a fuego moderado, servir acompañado de arroz blanco.

Flamear: prender una bebida espirituosa con el fin de dejar su bouquet o aroma.

Margarita Frozzen (receta para una persona)

45 ml. Tequila blanco

25 ml. Triple sec

Jugo de 1 limón

30 ml. Jarabe natural

3 cubos hielo

1 pizca Sal

1 Flor margarita

1 pza. Popote largo

Procedimiento

Poner en la licuadora el tequila, triple sec, jarabe, limón, hielo, licuar.

Servir en copa o vaso agregando una pizca de sal al final, decorando con una flor margarita y popote

Plátanos Flambe (receta para una persona)

1 pza. Plátano

30 gr. Azúcar moscabado

20 gr. Mantequilla

45 ml. Brandy

20 gr. Nueces

1 Bola de helado de su preferencia

1 Hoja de menta

Procedimiento

Cortar los plátanos por la mitad a lo largo.

En una sartén agregar mantequilla y azúcar, dejar caramelizar.

Incorporar los plátanos, cuando estos cambien de color agregar brandy y nueces.

Servir acompañado de una bola de helado y una hoja de menta en la parte superior del helado.

*Maestro en Ciencias de la Educación por la Universidad Anglo Hispano Mexicana. Licenciado en Administración de Empresas Gastronómicas por Instituto Gastronómico Poblano, Asesor de congresos, Gerente de diferentes restaurantes, Escultor gastronómico.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s