A una mano

Por: Enrique Taboada

*Llega a la casa, no hay nadie que perturbe su soledad, se baja los pantalones, piensa en ella, la única a la que ha amado, juega con su pene a frotarlo juega a que ella esta aunque sea no lo sea, eyacula, sonríe.

Foto: Fabian Hernández
Foto: Fabian Hernández

La masturbación juego solitario del erotismo, es una práctica  que nos gusta quizás por ser prohibida, dice el dicho: «que hay que amarse a si mismo», técnicamente masturbarse es sin duda la mejor muestra de ello, aquel juego que se puede jugar de a solo o de a dos.

La palabra «placer» siempre ha sido una palabra prohibida, que se condena, antiguamente se amarraban las manos de los varones para que no cometieran el pecado impuro de tocarse «ahí» ya que “ahí” esta el placer.

 «Te van a salir pelos en las manos» «te quedaras ciego» «No podrás tener hijos» pero nosotros hijos del pecado buscamos entre nuestra piel aquel primer amor.

*Quiero que te bajes las pantaletas, que busques tu clítoris, que lo toques pensando en mi, que cierres los ojos y sientas mi ausencia, así estaré seguro de que al irme, en la despedida exista un consuelo.

Las mujeres también lo hacen, sí, masturbarse no es exclusivo de los hombres, las mujeres también lo hacen, quizás sean mejores haciéndolo que nosotros, platicaba con una amiga respecto a este tema, para ella masturbarse era una cuestión de extrañar el cuerpo de alguien, también exige que el cuerpo sea amado y tratado bien, no creo que masturbarse sea malo ni en hombres ni en mujeres, de hecho masturbarse debe ser liberador.

Para masturbarse se debe tener mucha imaginación, uno debe saber conectar ese instinto, esa imagen que agrade, masturbarse está relacionado con el porno, pero eso es muy equivocado, la masturbación más bien está relacionado con el deseo, deseo de un viejo amor, deseo por lo incasable, el deseo por la fantasía.

Hay solo dos cosas para masturbarte, uno la fantasía y dos el deseo por sí mismo, lo demás es pura chaqueta.

Un comentario

  1. Muy bueno amigo Cronos, es linda la práctica, quizá tenía razón quien alguna vez dijo que los hombres nos manejamos a control remoto, pues sólo con imaginación, y las mujeres son digitales, nesecitan tocar, y ser tocadas .

    Me gusta proyecto 217

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s