Mezclando Letras y Café

Por: América Alejandra Femat Viveros

Predicción

Hay que saber del trance

a la hora de la molienda,

saberse de la aromancia que despide;

del sedimento que impregna

de la lengua maga incendiaria,

-evocación-

leyendo al nervio gritón, palpitante

en su presagio más rotundo por las esquinas,

confesiones centinelas.

Debe ser así,

uno sorbe su propia imagen;

sorbo a sorbo consume

una asfixia en los labios

como una emulación

de memoria bajo la osamenta.

-¿Qué oráculos y vírgenes ancestrales

llaman al vértigo del naufragio

emulando su pronunciada carne

de aromática consecuencia

y predicción?-

Hay que saber cómo se sorbe

una buena premonición

aunque la certeza

en una taza, aún

sea desconocida.

Foto: Flickr.com/Fotofortimbras
Foto: Flickr.com/Fotofortimbras

Taciturna melodía

(…)Debo saber -es un ejemplo- aquello que concierne

a las personas a la hora de la lluvia,

su modo de perderse entre la niebla, su tristeza,(…)

Max Rojas, El turno del aullante.

Ciudad del despojo que los naufragios dejan,

están, los besos humedales que nunca fueron

la infancia y su fuga,

la juventud preciosa que nos abandona

en alguna aurora, así de remota,

bajo el parasol cuajado y reminiscente.

Existe una humedad que nos habita el sueño

brota y reverbérese como un eco íntimo,

ahora, cerca de ese tránsito de río

me aturde su bullicio,

las calles pobladas de vacío

arrancan de mis ojos

una lágrima encendida

-reconozco tu mirada, ciervo malherido;

¿dónde están tus ojos,

llamarada de esperanza tirando del gatillo?

En mi sien una estrella estalla sin descanso

-cuerpo y astro cincelando la eternidad-,

no logra apagarme

nada, me enciendes,

arremolinas una melodía,

las gotas carniceras resbalan,

una a una en el ventanal,

-entreabierta eufonía en los labios-,

susurran tristísimas ausencias,

mastican largos finales

comiéndose los ojos,

mordiéndose los labios,

besándose las carnes;

hogar de ficción agonizas

bajo el arco intermitente de una fuga.

Nada puedo decir

nada puedo,

la lluvia y su bestia amenazan,

dicen silencios -nada lejanos-,

un desboco, un vuelco trae consigo

la taciturna melodía

que taladra mi pesar,

que desdibuja el sueño.

América Alejandra Femat Viveros. –Tizayuca, Hgo. 1984–. Licenciada en Medios de Información y Periodismo por el ITESM. Participó en la Antologías: XIX Encuentro Internacional de Poetas, Zamora Michoacán; Tributo a Sabines. He aquí que estamos todos reunidos; Tenho tanta palavra meiga, alguns poetas mexicanos. Ha participado en recitales poéticos en espacios como: Museo de la Ciudad de México, Centro Cultural España, El Museo del Ferrocarril y La Feria Infantil Y juvenil de Hidalgo, Foro Cultural José Martí, Museo de Arte de Tlaxcala. Presentó su primera obra poética «Inexorable» En la XXXVII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, su segunda muestra poética publicada por la revista chilena Revista Mal de Ojo, Colección Biblioteca Virtual.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s