La Casa del Escritor: La paradoja de un Discurso Cultural

Por: Hugo I. López Coronel

En días pasados los habitantes de la Ciudad de Puebla recibimos la noticia del cierre de un espacio que sirvió de cobijo para diversas actividades culturales, principalmente literarias. A través de las redes sociales y algunos otros espacios de comunicación se informaba que la Casa del Escritor cerraba sus puertas, al menos eso se entendió con el retiro de la placa que daba nombre a este inmueble. En este espacio, la actividad cultural transcurrió con la presencia de talleristas, autores locales y foráneos, así como de propuestas artísticas independientes que, otrora, hicieron de este centro un punto de encuentro para las letras y las artes. Diversos personajes en el ámbito de la literatura en Puebla así como de reconocidos escritores tanto nacionales como de otras latitudes del planeta enunciaron diversas propuestas estéticas que, sin duda alguna, cimentaron inquietudes de quienes ven en las artes y la literatura otra forma de entender también la realidad.

Foto: Flickr.com/Astrid
Foto: Flickr.com/Astrid

Pero, ¿cuál es la trascendencia que un espacio como éste cierre sus puertas? Diversas pueden ser las repuestas, desde aquéllas donde el significado se centre en la directriz del casi nulo horizonte por parte del gobierno estatal en materia de política cultural, hasta aquéllas donde el usufructo comercial está por encima del interés común, pasando por alto la importancia que tiene el ethos cultural y artístico, de cualquier índole, para una sociedad.

Y, también cabe la pregunta: ¿dónde está la comunidad artística e intelectual de esta ciudad? Diversos fueron los mensajes que se pudieron leer en la redes sociales donde, más allá de la nostalgia que para muchos significó el cierre de la Casa del Escritor, de los recuerdos inmemoriales de quienes impartieron cursos, talleres, ponencias, y para quienes este espacio significó un primer acercamiento al mundo literario y artístico, dónde está la defensa por estos espacios tan significativos para el arte y la cultura. No cabe duda, cuando una sociedad se recrea en alguno de sus espacios vitales lo primero que lo enuncia es lenguaje, y aquí, parece que la gramática se sustenta en la paradoja precisamente de un discurso cultural.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s