El estado álmico de la fotografía. Análisis para la posmodernidad

Por: América Alejandra Femat Viveros
Inmersos en una civilización occidental consumista, despreocupada por la humanidad, con alto grado de liberalidad y desentendimiento resulta inverosímil no encontrar refugio en los artilugios tecnológicos de la posmodernidad. La convergencia  (1) tecnológica en nuevas plataformas para las TICs (2) son el efecto de ésta era que ha revolucionado nuestra forma de comunicarnos y trasladarnos por el mundo. Es la innovación en cámaras digitales, móviles, drones y computadoras, entre otras. el resultado del paso atropellado del mercado por lanzar nuevos y mejores productos donde encuentran su perfeccionamiento comercial y tecnológico. El desarrollo de nuevos Gadgets (3) llevan a las TIC`s a su sofisticación con el usuario-consumidor, prometiéndole experiencias intensas, aunque poco duraderas.

Con todas estas virtudes lucientes de nuestro tiempo aún existen culturas donde los artilugios del mercado no han podido penetrar, o muy poco, por lo que conservan su esencia y tradiciones. Cerca de 100 culturas en el mundo como: los Goroka de Indonesia, los Chukchi de Rusia, los Himba de Namibia, los Drokpa de India, los Huicholes de México; por mencionar sólo algunos, preservan sus costumbres y tradiciones. Ésta última, -el Huichol- tiene la firme creencia que el disparo en una cámara puede robar el alma; en  cierto sentido es verdad,  si reflexionamos y no ignoramos  de la magia o fuerza invisible que tiene la fotografía para petrificar el instante de un lenguaje que habla por sí solo a través de la imagen. Así entenderemos que el proceso de captura no es un acto frío, técnico y mecánico, sino, revelación y pantomima de una realidad contemplativa, nítida, decidida a quedarse por un poco más en nuestro tiempo.
En éste sentido, es primordial el concepto que Philippe Dubois retoma del fotógrafo R. Barthes en el libro El acto fotográfico. De la representación a la recepción, (1999), donde menciona del vestigio puro que inmortaliza el disparo; es decir, un acto luminoso incapaz de ser manipulado o mecanizado por ningún rastro humano, es el instante sellado, mudo, y de acuerdo con Barthes, el mensaje sin código (p. 82).
Lo anterior me hace pensar en el disparo fotográfico como un estado álmico, algo así como el resultado de un momento de lucidez; me refiero al instante inmortalizado que surge del vacío de un disparo y del que hace mención el semiólogo Roland Barhes. Es el momento mudo, sellado o luminoso, donde la magia se materializa, surge la representación de ese instante que contiene todos los signos y símbolos almacenando significantes que serán construidos y organizados en la medida posible de aquel o aquellos receptores y decodificadores.
Ésta concepción mágica de la fotográfica, rescata la dinámica en la que sostiene la ley de lo digital; es decir, la posmodernidad tecno-utópica de su praxis. Es la reflexión en torno a lo aparente: comodidad y felicidad que nos proporciona la tecnología, esa supuesta practicidad de vertiginosa movilidad hacia los novedosos aparatos tecnológicos, como son: las cámaras digitales, celulares y tabletas, que con cierta sencillez y rapidez de manipulación nos llevan al encuentro de nuevas experiencias. La fotografía digital es un buen ejemplo del nuevo paradigma tecnológico, porque en vías de buscar la captura casi instantánea y en todo momento ha nacido un fenómeno llamado Selfie (4). De ahí destaca la importancia de reflexionar sobre estos nuevos paradigmas que ofrecen las TIC´s. El mundo digital nos abre las puertas del esparcimiento virtual. Tan extasiados y enajenados por estas nuevas posibilidades, aún en construcción, que no alcanzamos a percibir. En la carrera tecno-utópica de la posmodernidad se nos van develando formas de oficios y profesiones nunca antes imaginadas. Por ello, en la era digital, somos un tanto participes del caos y del orden, del uso y del desuso, sin aparente responsabilidad estamos re-conceptualizando el arte, arte de las profesiones, arte de los pasatiempos y arte-tecnológico..
Por donde se mire, el mundo es imagen, en él se expresa reiteradamente un arquetipo de la realidad, algo así como una mímesis. Con base en éste concepto vamos a la escena de lo digital, más específico, al de la fotografía digital que nos invita con urgencia la aprehensión de momentos a cada instante; -son mejores si se obtienen con el merecido reconocimiento de aparecer en primer plano-. Éste Narciso de la fotografía proviene de un concepto originado por el sofista Filostrato en Narciso y Eco en las metamorfosis de Ovideo y citado por Dubois en la obra antes mencionada, donde se explica éste juego de espejos; fenómeno observable en las obras pictóricas que posteriormente trasladará su análisis a la fotografía. Así el espectador mira en el cuadro la fuente, el reflejo de sí mismo. (Esto último me recuerda cuando buscamos nuestra presencia en una fotografía de grupo mucho antes que la de los compañeros, amigos o familiares que también aparecen en el mismo cuadro).

Soy siempre yo pues el que me veo en el cuadro que miro. Yo soy (como) Narciso: creo ver a otro pero es siempre una imagen de mí mismo
(Dubois, 1999, p.129).

Con lo antes mencionado sobre las nuevas tecnologías de información y comunicación ocurre pensar que la captura que se hace en el vacío de un disparo luminoso, mudo y representativo puede afectar la realidad debido a las herramientas de edición fotográfica: filtros, retoque y Apps, donde se podría corromper el icónico lienzo de la realidad. Reflexionemos en lo anterior, porque es a través de la contemplación fotográfica donde converge la temporalidad de un tiempo sin retorno, una bella contradicción entre lo perdurable y lo pasado, lo cierto es, que la fotografía es esencia más allá de la imagen, es introspección y análisis sin interpretación. Sería entonces imprescindible reconocer su fuerza perdurable y representativa de la realidad; muy a pesar de las manipulaciones a posterior que en ella se realicen para conservar esa alma fotográfica de la realidad, utilizando estos recursos digitales no como distorsionadores de la realidad sino como herramientas eficaces de espejo de la misma.
Así, en torno a éstas consideraciones podemos preguntarnos sobre la importancia de mantener; en lo posible, la representación de la realidad a través del vestigio veraz y natural, entre el espacio-tiempo y el objeto. Sin embargo, lo imprescindible para no encerrarnos en más laberintos, sería mantener por cualquier medio posible; incluso me atrevo a decir que desde la propia manipulación, una responsabilidad ética, objetiva y creativa. Aspirar a la perfección en esencia, donde el alma intacta de la fotografía sobreviva y se diferencie de la imitación, la distorsión y otros tantos artífices narcisistas de nuestros tiempos posmodernos.

Notas:
1 Podemos definir la convergencia tecnológica de dos maneras: una hace referencia a la capacidad de diferentes plataformas de red para transportar servicios o señales similares; la otra se centra en la posibilidad de recibir diversos servicios a través de un mismo dispositivo como el teléfono, la televisión o computadoras.
2 Las Tecnologías de la Información y la Comunicación,  son el conjunto de tecnologías desarrolladas para gestionar información y enviarla de un lugar a otro.
3 Se refiere a los artilugios tecnológicos, novedosos, prácticos y funcionales; pensados y diseñados para un propósito específico.

Referencias
Dromi, Roberto, (2008), Telecomunicaciones. Interconexión y convergencia tecnológica. Ed. Hispania Libros y Ciudad Argentina. Buenos Aires – Madrid – México.
Dubois, Philippe, (1999), El acto fotográfico. De la representación a la recepción. Paidos Comunicación, México.
Castells, Manuel, (1999), La Era de la Información: Economía, Sociedad y Cultura: La sociedad Red, México, Siglo XXI.
Mayorales Violeta, Alonso, (2015), La imagen en la construcción de la realidad, Recuperado el 4 de septiembre 2016. http//documents.mx/documents/articulo-la-imagen-en-la-construccion-de-la-realida-violeta-alomso-mayorales.html#

Imágen: Señor Click
Imágen: Señor Click

Un comentario

  1. Excelente tu apreciación y punto de vista acerca de la fotografía y como lo mencionas «la importancia de mantener; en lo posible, la representación de la realidad a través del vestigio veraz y natural, entre el espacio-tiempo y el objeto». Saludos

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s