Susurros del Pasado vuelven al Presente

Por: Diego Armando Fuentes Betanzos

Ese primero de noviembre decidí visitar el Panteón Jardín, está cerca de mi casa, el clima fue medio nublado, poco a poco aparecían las nubes y a los 5 minutos se ponía soleado y al salir el sol hacia demasiado calor. Pero se podía ver a mucha gente caminar hacia el panteón con palas, cubetas y tijeras para cortar el pasto.

Después de haber transitado y visitado cada uno de los puestos de había ese día, empecé el recorrido por el panteón que ocupa como 4 o 6 calles con una entrada y una salida muy amplia con rejas de color blanco y tiene un gran cristo al centro de la salida. Cerca de la entrada había dos organilleros, aun con el sol abrasador de aquel día con unas ganas y alegría tocaban la melodía que sonaba de este instrumento.

Empecé a caminar y mas adelante me encontré con una señora muy carismática de estatura alta, entre los 30 y 35 años de edad, de piel blanca, ofreciendo servicios funerarios también ofrecía ofertas para apartar una pieza de terreno en el panteón.

Después decidí proseguir con mi camino solo una parte del panteón estaba pavimentada mas adelante era tierra y como mucha gente tanto adultos como niños pasaba acarreando agua empecé a percibir el olor agradable de tierra mojada, pude contemplar a muchas familias reunidas en donde tenían a su familiar enterrado, algunas personas empezaban a barrer para quitar la basura de las tumbas, otras quitaban las flores marchitas y poner frescas algunas cortaban el pasto que sobresalía de la lapida o llamaban a una persona para cortar la hierba y soltaba un aroma agradable a la hora de cortar el pasto.

Empecé a adentrarme mas y encontré una tumba totalmente abandonada, las cruces tan desgastadas que ya no se podía ver lo que tenian escrito, pero de entre la tumba sobresalía un rosal aunque no se veía ninguna flor estaba repleta de capullos cuando vi eso me puse a pensar, tal vez esta persona ya no este viva pero puede verse reflejada en estas flores apunto de crecer, y a lado de esta tumba había una muy reciente porque tenia el gran montón de tierra enzima rodeado de muchos arreglos florales y con tres coronas grandes de flores, después levante la mirada y a lo lejos podía ver a un grupo de niños disfrazados pidiendo calaverita pero era un grupo de 20 niños y me fui rápido por que no quería que me agarraran, no tenia dinero y luego te insisten mucho.

Al haberme alejado de los niños proseguí a ir a las criptas, cada una diferente en muchos aspectos, algunas eran grandes otras no tanto, había unas que estaban muy cuidadas y otras ya muy viejas y antiguas se podía ver la oxidación de los barrotes o de sus puertas y la decoloración, el musgo de sus paredes igual como en las tumbas la gente limpiaba las criptas porque se ve que es el único día que van para limpiar este lugar, porque salía demasiado polvo, hoja de árboles secas, cuando sacaban las flores estaban totalmente secas.

A lo lejos podía escuchar música, era una serenata que la habían llevado a un difunto tocaron muchas canciones, entre ellas la de amor eterno y gema, cuando tocaban las canciones pude ver que algunas personas lloraban, pues es evidente, cuando pierdes a un familiar muy preciado por ti, el afecto hacia esa persona no desaparece y su perdida le afecta a cualquiera.

Después de caminar mucho hay un gran terreno donde se encuentran demasiadas tumbas abandonadas, solo se ven bultos de tierras, arbolitos secos, algunos tenían rejas y están todas oxidadas, cruces de madera todas desgastadas otras estaban rotas y los restos de lo que alguna ves fueron flores.

Al pasar ese terreno muy deprimente estaba cerca la tumba del esposo de una de las amigas de mamáis que decidí visitarla para ver si los encontraba y hacerles preguntas pero con el ver su tumba parece que acudieron un día antes así que me fui de ahí, cuando iba a recorrer otras partes mas gente acudía, cargando muchas flores vi que incluso se les acabo el agua que llegaron al panteón 2 pipas de agua, la gente hacia fila para poder tomar agua y llevarla hasta donde estuviera su familiar, vi a un señor como de unos 40 o 42 años, un poco obeso y dos niños como de 10 años uno güero castaño y el otro niño de piel morena y cabello negro que pasaron como 4 veces y a donde iban estaba muy lejos.

Pase cerca de un enrejado y pude ver una lona con una frase que decía –Cuando mi voz calle con la muerte mi corazón te seguirá hablando- me pareció muy emotiva y hermosa la frase, después de fijarme bien pude ver que detrás del enrejado donde estaba la lona estaba una tumba muy peculiar era la tumba de un niño que tenia 7 años, la tumba estaba repleta de juguetes, globos e incluso dulces con tan solo ver la tumba y pensar en el mensaje de la lona me conmovió demasiado.

Camine un poco mas y pude encontrar una tumba en la cual se enteraron ahí una pareja de esposos en la lapida se podía ver la foto de ambos juntos. También había una sección de urnas donde la gente depositaba las cenizas de su difunto si en dado caso los familiares no querían enterarlo algunas de ellas tenían el nombre del difunto junto con una foto de ellos junto y otras solo estaban cubiertas por cemento algunas estaban muy deterioradas abandonadas.

A lado de la tumba de mi abuelo se encuentra una tumba de un muchacho murió a los 17 años pero lo mas peculiar de esta tumba es que tiene muchas figuras de Iron-Man un rehilete de este personaje, incluso le mandaron hacer una figura de cemento.

Cuando ya nos íbamos del panteón me percate que muchas personas estaban sentadas algunos comiendo y algunos niños jugando fútbol.

Siento que en estos días tanto estas calles como el panteón se llenan de vida porque podía ver todo tipo de gente de diferentes edades bebes niños jóvenes adultos y personas mayores algunos riendo otros rezando pero están todos juntos de segura solo en esos días es cuando todos se reúnen y competen esos momentos juntos.

Después de haber dejado el panteón, nos trasladamos a la casas de mi abuela, la ofrenda que pusimos nosotros fue a mi abuelo Víctor Betanzos Sánchez nosotros le pusimos la cosas que le gustaban mucho como los cacahuates japoneses algunos dulces y la gorra que le gustaba usar mucho además de todas las cosas que se ponen en una ofrenda como las flores velas sal pan de muerto y un copal o incienso.

Mi abuela se llama Josefina Mendoza Velasco, cuando decidió poner el incienso ella me empezó a platicar anécdotas de cuando era niña de su pueblo San Vicente Nuño allá en Oaxaca, me contó algo que a mi me pareció interesante dice que ella tenia una vecina que vivía con su hija el punto es que ella jamás ponía ofrenda porque ella no creía en esas cosas que los muertos no regresan que ellos se van para no volver.

Su hija siempre le insistía en que pusieran una ofrenda para su papa pero la señora no quiso, pero aun así a escondidas de la madre, se paro en la noche mientras su mama dormía la niña puso una vela, un cántaro de agua y un ocote, en el transcurso de las 4 de la mañana la madre se paro para trabajar y vio lo que su hija había puesto que cuando la a levantar senito mucho frió y escucho unos pasos afuera de su casa.

Así que decidió asomarse y cuando abrió la puerta pudo ver a mucha gente que pasaba enfrente de su casa y veía que llevaban fruta, panes, comida, agua, velas, toda la gente se dirigía hacia el monte cuando toda la gente había pasado a lo lejos pudo ver a un hombre, esa persona era su esposo fallecido, y pudo ver que entre sus manos llevaba el cántaro de agua, el ocote y la vela que la había puesto su hija, el hombre vio a la señora y le dijo -muchas gracias pensé que ya se habían olvidado de mi- y pudo ver como se alejaba a lo lejos y dice que desde ese día la señora sin falta ponía siempre su ofrenda porque los muertos los muertos si vuelven para así poder recoger lo que necesitan para estar a gusto a donde están.

Después de haber terminado mi abuela de contarme sus anécdotas, la comida ya estaba lista, comimos unos tamales que hacen en el pueblo de mi abuela ellos los llaman tamales tontos no se el porque los llaman así , pero están hechos con de masa de maíz con una salsa a base de Chile Guajillo y una hierba llamada Hoja Santa y masa, son muy ricos en verdad esos tamales también comimos unos panes que se llama muertitos son panes con forma de un muerto con sus brazos cruzados y un punto rojo en su cara le pregunte a mi abuela que significaba pero me dijo que ya no se acordaba.

Luego nos dio una tipo galleta plana le llama encalada enzima tiene un dulce que y esta duro que lo hacen con las claras del huevo y azúcar. Después nos dio de comer dulce de calabaza ella lo hace con azúcar canela y agua y quedo rico.

En el transcurso del día como a las 3:00PM de la tarde hablaron a la casa de mi abuela era mi tía y nos dijo que su hermano había muerto como a las 2:30PM, así que tuvimos que ir a apoyarla en un momento difícil como ese y decidieron ir a comprar una corona de flores la decidieron comprar en el mercado Emiliano Zapata pero aun en el mercado había mucha gente, demasiada en los puestos de flores vi a un señor que se llevaba dos coronas grandes de flores otros compraban grandes ramilletes de rosas tanto de color rojo como blancas llegaban muchos camiones cargando flores de cempasúchil y de terciopelo, otros compraban arreglos florales, pero igual aya los puestos de comida llenos no podíamos ni pasar y todavía con la corona teníamos menos movilidad, pero después de haber salido del mercado nos dirigimos al sepelio al empezar como a las 8:00 PM una señora de 56 años de estatura baja fue quien ayudo a la familia de mi tía a llevar el rosario que es muy común hacerlo cuando alguien fallece se estuvo rezando hasta las 12:00 AM. Con esto concluyo este día de muertos.

Con este proyecto podemos concluir que es una costumbre muy antigua desde tiempos muy remotos, es para recordar a los fieles difuntos de la familia.

Siempre estas en la escuela o en el trabajando y no tenemos tiempo de ir al panteón para llevarle flores a esa persona que tanto apreciábamos y por eso se hizo este día muy memorable para honrar a nuestros difuntos y así poder recordarlos también para juntarnos toda nuestra familia

Se podría decir que la vida es una dulce y hermosa mentira y la muerte es una dura y cruel realidad.

Este tipo de tradiciones van pasando de generación a generación.

En esta foto podemos observar como el panteón jardín de Puebla a puesto una ofrenda al homenaje de Frida Kahlo

En esta foto podemos observar una tumba estilo japonesa con una cerca de piedra esta sección pertenece a la Familia Kishigami

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s