György Lukács, una vida como búsqueda de una conciencia humanista

Por: Francisco Hernández Echeverría

El 28 y 29 de noviembre de 2016 el Programa de Estudios Universitarios de la BUAP llevó a cabo el coloquio “El pensamiento filosófico de György Lukács” en la Sala de Seminarios de la Facultad de Economía. A pesar de que han pasado 45 años de la muerte de éste filósofo, político y crítico literario húngaro, varios docentes de diferentes facultades se dieron cita en el evento para abordar desde diversas perspectivas la obra de quien fuera considerado uno de los teóricos del campo marxista más originales, profundos y discutidos del siglo XX.

György Lukács nació el 13 de abril de 1885, en Lipótváros, barrio de Budapest que reunía a las acaudaladas familias financieras de extracción predominantemente judía. Budapest era la segunda capital de la monarquía austro-húngara, y su padre, era director de la Budapest Kreditanstalt, el principal banco de Hungría. Por lo tanto, tuvo una esmerada educación cosmopolita, lo que influyó a que formara parte de una notable generación de intelectuales judíos, muchos de los cuales emigraron posteriormente a países occidentales para marcar su impronta en las ciencias y humanidades.

Desde la adolescencia, György mostró un vivo interés por la literatura europea y un gran talento para la crítica literaria, lo cual se refleja en sus trabajos más tempranos que datan de 1903 (cuando tenía 18 años) y un estudio en dos volúmenes sobre el teatro moderno, escrito en húngaro en 1908-1909 y que fue publicado en 1911.

Foto: flickr-com/Attila-kovacs
Foto: flickr-com/Attila-kovacs

En 1906 se graduó en Ciencias Políticas en la Universidad de Kolozsvár y cursó estudios de ciencias sociales y filosofía en las universidades de Budapest y de Berlín (donde conoció a Georg Simmel). En 1910 publica en Budapest y en lengua húngara A lélek és a formák (El alma y las formas) y, en 1911, A modern dráma fejlődésének története (Historia de la evolución del drama moderno), con el que obtuvo el premio de la Sociedad Kisfaludy. No obstante, éste último año hará aparecer a A lélek és a formák en su primera edición alemana: Die Seele und die Formen. En 1912 comienza a escribir Az Esztétikai kultúra (Cultura estética). Desde entonces abandonó parcialmente su lengua materna en favor del alemán como medio de expresión privada y pública, por lo que llegó a ser conocido ampliamente por la forma alemana de su nombre: Georg Lukacs.

Después de residir una temporada en Florencia se traslada a Heidelberg, donde permaneció de 1913 a 1916 en estrecha amistad con los filósofos Max Weber y Ernst Bloch, además de comenzar a bosquejar Die theorie des romans (Teoría de la novela) entre 1914-1915. A continuación trabaja como escritor libre para varias publicaciones de su país y en 1916 logra publicar finalmente Die theorie des romans en una revista literaria.

En 1918 Lukács regresa a Hungría y se afilia al Partido Comunista Húngaro (PCH, en adelante), donde, en virtud de su activa participación en el movimiento comunista llega a formar parte de su Comité Central. En 1919 la onda revolucionaria bolchevique se extiende por toda Europa y nace la República Húngara de los Consejos Obreros gobernada por Béla Kun, quien designa a Lukács como Comisario del Pueblo de Instrucción Pública.

Con el derrocamiento del régimen de Béla Kun, el filósofo es obligado a exiliarse en Viena con el fin de aislarlo de las grandes riñas que se desataron tanto a nivel partidario tras la derrota de los movimientos revolucionarios europeos nacidos hacia el fin de la guerra mundial, como al interior del mismo PCH. Sin embargo, como seguía siendo director de la revista oficial del partido, Kommunismus, prosiguió sosteniendo un fuerte debate con la facción de Béla Kun sobre táctica política.

Este contexto empujará a Lukács, ahora residente en Berlín, a atravesar por una fase de recuperación de tradiciones hegelianas que lo desplazará de las temáticas político-estratégicas hacia las estético-filosóficas, las cuales se reflejarán en dos trabajos: la ampliación en 1920 de Die theorie des romans y la publicación, en 1923, de una colección de ensayos que tituló Geschichte und Klassenbewusstsein: Studien über Marxistischen Dialektik (Historia y conciencia de clase: Estudios de dialéctica marxista), que llegó a convertirse en uno de los libros fundamentales para el marxismo. De esta manera, Lukács se convertía, junto a Karl Korsch y Antonio Gramsci, en uno de los representantes de la primera generación de lo que Perry Anderson ha definido como “marxismo occidental”.

En 1924 Lukács escribe un esbozo sobre Lenin, y ese mismo año la Internacional Comunista, a través de Grigori Zinóviev, condena Geschichte und Klassenbewusstsein, incriminándola de idealismo y de revisionismo. En 1926 publica Mosed Hess y en 1927, en Budapest, saca a la luz una pequeña obra: Après Trianon (Después de Trianón). Seguidamente marcha a Alemania y permanece un tiempo en Suiza.

Finalmente Lukács es expulsado del PCH y para 1928 pronuncia su autocrítica y repudió a Geschichte und Klassenbewusstsein. En 1933 Lukács es acusado de “desviación de derecha”, por lo que, como otros muchos comunistas húngaros conspicuos, es obligado a fijar su residencia en la Unión Soviética, donde, de un modo u otro, escapó a la gran purga de 1936-1938. Los comunistas húngaros que se habían alineado contra él en 1923-1924 (principalmente József Révai y László Rudas) se habían convertido entretanto en stalinistas ortodoxos, mientras que Lukács —aun cuando, desde 1932 aproximadamente, era el más doctrinario de los leninistas— solo manifestó una tibia aquiescencia a las aportaciones “teóricas” de Stalin (Lichtheim, 1975, vol. VI: 700).

En Moscú se desempeñó como colaborador científico de la Academia de Ciencias Soviética y del Instituto Marx-Engels, así como editor del diario Literaturnyi kritik. Ahí, el mismo Lukács se purgaría de sus errores idealistas hegelianos al retractarse solemnemente (en una comunicación dirigida en 1934 a la sección filosófica de la Academia Comunista) de sus doctrinas expuestas en Geschichte und Klassenbewusstsein, presentándolas como una desviación involuntaria de la ortodoxia marxista-leninista.

Muy bien sabía Lukács que esta autohumillación era necesaria, ya que él mismo reconocía que no podía quedar apartado de la lucha política, sobre todo en un momento en el que planeaba sobre Europa una amenaza de derechas. De este modo, pudo continuar su trabajo dentro de la línea general ortodoxa, la cual marcaría el tono de sus producciones literarias de las dos décadas siguientes.

En 1938 sostiene una seria discusión con Bloch sobre el expresionismo, constituyendo uno de los episodios más reveladores de las letras modernas alemanas.

Al término de la Segunda Guerra Mundial Lukács regresa a la Budapest liberada, en cuya universidad continuó enseñando Estética y Filosofía de la Cultura e ingresó como miembro de la Academia de Ciencias de Hungría. En 1946 publica Gœthe und seine Zeit (Gœthe y su tiempo), y en la capital húngara, Nagy Orosz Realisták (Grandes realistas rusos). También en húngaro, edita en 1947 A történelmi regény (La novela histórica). Contrario al gobierno de Mátyás Rákosi, fue marginado de las actividades políticas a partir de 1948, año en que aparecen: Essays über Realismus (Ensayos sobre el realismo), dedicados a las figuras de Balzac, Stendhal y Zola, Der junge Hegel (El joven Hegel y los problemas de la sociedad capitalista), Schicksalswender (Peripecias) y Existencialisme ou Marxisme? (¿Existencialismo o marxismo?). En 1949 gana como parlamentario y publica Skizze einer Geschichte der neueren deutschen Literatur (Breve historia de la literatura alemana), que alcanzó gran difusión.

La década de 1950 es para Lukács, tanto por las simpatías y reacciones mundiales que su obra produce, como por la discusión desatada sobre el “realismo socialista” en Occidente, la más propicia para un detenido estudio de sus investigaciones: Deustsche Realisten des 19 (Realistas alemanes del siglo XIX, 1951), el famoso ensayo sobre Thomas Mann (1953), Karl Marx und Friedrich Engels als Literaturhistoriker (Karl Marx y Friedrich Engels como historiadores de la literatura, 1953), Die Zerstörung der Vernunft (El asalto a la razón, Berlín, 1954), Beiträge zur Geschichte der Ästhetik (Contribución a la historia de la estética, 1954) y Wider den missverstandenen Realismus (Significado actual del realismo crítico, 1956) en el que una vez más trata el concepto socialista del realismo artístico.

Opuesto al stalinismo, Lukács participa en la revuelta húngara que llevará brevemente al poder a Imre Nagy (1956), éste lo nombrará Ministro de Cultura Popular, pero tras la invasión soviética, fue deportado a Rumania.

Amnistiado en 1957, regresa “rehabilitado” a Budapest para incorporarse a sus trabajos habituales después de haber estado separado de sus responsabilidades universitarias durante un buen tiempo. Fue miembro de la Academia de Ciencias húngaras y publicó Über die Besonderheit als Kategorie der Ästhetik (Prolegómenos a una estética marxista: sobre la categoría de la particularidad, 1957), Die Gegenwartsbedeutung des kritischen Realismus (La significación presente del realismo crítico, 1957), Literatursoziologie (Sociología de la literatura, 1961) e inicia la preparación de una de sus investigaciones más exhaustivas, la monumental Ästhetik (Estética), cuya primera parte, “Die Eigenant des Ästhetikten” (La peculiaridad de lo estético, 1963), intenta determinar en el marco de las actividades intelectuales del hombre. Esta última obra, así como Ontologie Gesellschaftlichen Seins (Ontología del ser social), quedarían inacabadas a su muerte.

Poco antes de su muerte se le realizó una larga entrevista, editada en alemán, la cual constituye una obra capital para la comprensión de su vasto pensamiento filosófico: Gespräche mit Georg Lukács (Conversaciones con György Lukács). En 1970 le es otorgado el Premio Gœthe y el 4 de junio de 1971 fallece en Budapest, dejando un sustancial legado de más de 30 títulos políticos, filosóficos, literarios y críticos, redactados sobre todo en húngaro y en alemán. Cabe destacar que Heidelberger Ästhetik (Estética de Heidelberg) apareció póstumamente, aunque fue escrita en su juventud.

En general puede decirse que el complejo desarrollo intelectual de György Lukács va desde una primitiva vinculación con el esteticismo, en boga antes de 1914, a un papel eminente en los movimientos comunistas de Alemania y de la Europa Oriental, a partir de 1918. Muy enfocado en la teoría literaria, especialmente la novela, Lukács brincará a la filosofía como base para el estudio de la conciencia (de clases y en general), del existencialismo, del irracionalismo y de las formas artísticas y cinematográficas, especialmente del ámbito alemán. Destacó también como historiador de literaturas comparadas y en los aspectos sociológicos (elaboración de una ontología social).

 

_______________________

 

GALLINO, Luciano (2007): Diccionario de sociología. México: Siglo XXI.

LUKÁCS, György (1987): Prolegómenos a una estética marxista. Barcelona: Grijalbo (Trad. de Manuel Sacristán).

LICHTHEIM, George (1975): “Lukács, György”, en David L. Sills (dirs.), Enciclopedia Internacional de las Ciencias Sociales, vol. VI, pp.700-703. España: Aguilar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s