Rebajas de Enero y Enero

Por: Fabiola Morales Gasca

REBAJAS DE ENERO

 

¿Quién dijo que Enero es mes difícil?  Yo lo ignoro por completo.

Hay ofertas por todas partes,

uno puede hallar corazones a mitad de precio,

claro, un poco maltratados pero igual y es cosa de no fijarse

 

¿Quién tiene un corazón perfecto?  Yo no.

No, no se escandalice ¿Usted se ha visto recién en el espejo?

 

Quien diga que no compra ofertas de enero, rotundo miente.

Es un mes  excelso.

Uno puede hallar, si se busca con paciencia:

 

Sueños rotos fáciles de componer,

promesas incumplidas que se pueden renovar,

recuerdos perdidos imposibles de tirar del año anterior,

imágenes austeras con facilidades de ampliar,

toda gama de lagrimas derramadas color cielomar.

Bufandas tejidas de suspiros,

sonrisas a medias que bien dispuestas se pueden moldear.

kilos de sueños desechados por ruidosos,

madrugadas de desvelos al dos por uno,

libros de agua y fuego botados a medias lecturas,

amores platónicos sin usar,

días de cumpleaños nuevos e ignorados,

guantes de reciclados olvidos,

zapatos de esperanzas seminuevos.

Y si se tiene una gran suerte

salados besos de cine en miércoles de matiné en  tibia humedad

o mensajes de amor que nunca llegaron en WhatsApp.

 

¿Ve como no hay crisis, ni cuesta de Enero? Es el mes perfecto;

la gama  es muy amplia y usted puede,

sin complicaciones, negociar baratas.

 

Ande, no sea tímido;

anímese a comprar todo lo que el año anterior no adquirió.

Yo, por ejemplo, acabo de rentar un corazón nuevo de papel

sobre el cual dibujaré

bajo la más estricta luz de luna de plata

maullidos melancólicos de gatos.

y risa barata, barata de enero

 

 

Foto: Flickr.com/Monica-Sanz
Foto: Flickr.com/Monica-Sanz

 

 

ENERO

 

Cuando enero cruje, las palabras se hornean en la penumbra

e incendian bosques de tristezas para ser poema.

Cuando el frío de enero hiere, las palabras se desvanecen

para ser vencidas y ser cuento que nunca termina.

Enero es un sitio sin tiempo, una esperanza que huye

una felicidad indecible,

todo lo que inicia se impone.

Y empezar desde cero da miedo

por eso enero nos asusta, nos cruje

nos desvaina para dar a las palabras

las medidas exactas para decir, este año si puedo

aunque en el fondo los once meses restantes nos de pánico

ejecutar nuestros sueños.

Enero nos comulga, nos hace quemar las naves.

No hay retorno,  miramos el futuro incierto

y escribimos la palabra nuevo con el corazón

reventado de silencios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s