Desventuras y soledad

Por: Alejandro Álvarez

Syd Barrett suena en la habitación; en el aire se respira cierta intranquilidad. Xavier y Ximena fuman un porrito mal enrollado; Rezeta los observa sentada en una silla frente a la cama y fuma un cigarrillo con menthol; Virginia tiene la mirada perdida en el piso de madera, absorta quizá en pensamientos ajenos a los de los demás, pensamientos de los que nunca habla.

-Esto comienza a hartarme. –dice Rezeta con una mueca de disgusto y sale de la habitación después de tomar su chaqueta. Se escucha la puerta del departamento cerrarse con rudeza.

Xavier se levanta, aún con el porro en la mano y se asoma por la ventana, observa a Rezeta cruzar la calle. Da una última calada al porro y guarda lo restante entre algunos libros que se encuentran sobre el escritorio, debajo de la ventana, por donde mira a Rezeta. Ximena se da cuenta del interés de Xavier por Rezeta, pero su dolor es mudo, no lo exterioriza; además sabe que sí hace una escena, Xavier la puede dejar.

Un silencio incomodo habita ahora en la habitación. Virgina se da cuenta y con falsa emoción invita a Xavier y a Ximena a beber una cerveza. Xavier dice que no, Ximena tampoco tiene ganas, pero no quiere quedarse sola con Xavier y acepta. Virginia y Ximena salen del departamento. Xavier se tira sobre la cama y con el rostro hundido en el colchón grita sordamente. En el fondo Syd Barrett continúa sonando.

Foto: Enrique Taboada

II

 

Ximena y Virginia beben, cada quien, una cerveza y fuman cigarrillos sin filtro. La gente en el bar las ve mal. A ellas parece no importarles. Ximena piensa en Xavier; Virginia tiene, nuevamente, la mirada perdida, pero ahora con un dejo de tristeza. Sus cervezas se han calentado y ya son imbebibles. Los ojos de Ximena no tardan en volverse cristalinos, pero no llora.

Pasados unos minutos, Rezeta entra al mismo bar donde se encuentran Ximena y Virginia. Entra con un tipo que se ve más joven que ella, incluso inocente. Rezeta le sonríe y le habla al oído, lo que provoca en él, risas bastante sonoras. Ximena se molesta por la actitud de Rezeta, pero permanece aún detrás de las densas paredes de humo creadas por el cigarrillo; cosa que impide que Rezeta se percate de su presencia. Virginia observa todo desde su lugar, deseando estar en otro sitio, con gente diferente, con gente que no esté peor que ella y que le levante el ánimo. Después de unos segundos, Virginia se levanta, le avisa a Ximena que va al sanitario, pero ésta ni siquiera voltea para mirarla. Virginia sale del bar sin que Ximena se dé cuenta. Ya no soportaba a Ximena y a su iracunda mirada hacia Rezeta.

Pasada una hora, Rezeta y su acompañante salen del bar; Ximena se levanta de su lugar, paga lo que tuvo que pagar Virginia y sale detrás de Rezeta.

-¡Puta de mierda! –le grita Ximena a Rezeta y ésta voltea al reconocer la voz.

Rezeta sonríe, sabe que se lo dice a ella y sabe, también la razón del por qué se lo dice.

-Tranquila, no me interesa Xavier. –dice Rezeta y vuelve a sonreír.

-No, pero tú sí le interesas a él. –replica Ximena.

-Ese ya no es problema mío. –concluye Rezeta.

Ximena mira a Rezeta con ojos coléricos. El joven que acompaña a Rezeta se da cuenta de que con ella las cosas se podrían complicar, así que decide despedirse y pronto se pierde entre las personas que caminan en una avenida cercana. Ximena y Rezeta se miran.

-¿Estás contenta con lo que has logrado? –pregunta Rezeta.

-La verdad es que no –dice Ximena-, pero ya está hecho. Además… admitámoslo, el gusto te iba a durar muy poco, a ti te gustan diferentes.

-¿Y por eso crees que quiero a Xavier? Viéndolo bien, sí tienes razón, es diferente, además no está nada mal.

Ximena no soporta más, pero tampoco siente que pueda ganarle a Rezeta peleando. Se traga su coraje y se va.

La noche ya es inminente, pronto no habrá más luz natural. Ximena camina a casa, se distrae pensando y se equivoca en numerosas ocasiones de calle. Llega ya muy tarde a casa, y se acuesta para dormir, pero no logra hacerlo; Rezeta ha conseguido con quien dormir, fácil; Xavier fuma más marihuana y después se queda dormido. Virgina ya en casa, prepara un nudo corredizo con una soga que después amarrará en la ventana de metal. Al terminar, se sienta en la orilla de cama, permanece en silencio; duda, se levanta y pone música en su laptop, suena Paranoid de Black Sabbath. Siente náuseas y corre al baño a vomitar, se siente débil, pero decidida a saltar con la soga alrededor de su cuello. Paranoid termina.

Foto: Flickr.com/Camille strippoli

III

 

Rezeta abre los ojos, no reconoce el cuarto, tampoco a la persona que está a su lado. Se levanta despacio para no despertar al tipo que ronca y que emite un olor fétido de su boca. Sale de aquel lugar como entro, sin saber nada de aquella persona.

Xavier abre los ojos, la luz que entra por la ventana sin cortina le ocasiona dolor, bosteza, se viste y decide terminar su relación con Ximena y a intentar iniciar otra con Rezeta. En el camino, por azares de la vida, Xavier y Rezeta se encuentran, se saludan, charlan. Xavier decide posponer la inminente ruptura e invita a Rezeta a desayunar algo en su departamento. Ella acepta sonriendo y mordiéndose el labio.

Ximena abre los ojos; se siente fatigada. Logró conciliar el sueño hasta pasadas las cuatro de la mañana, sin embargo y después de pensarlo bajo la oscuridad de su habitación, se da cuenta que su relación con Xavier ya no tiene futuro, por más que lo intente y decide terminar ella con Xavier. Sale de su casa y camina rumbo al departamento de su aún novio.

Virginia… no abre los ojos.

 

IV

Suena el celular de Xavier; suena… suena… suena… No contesta, la está pasando bastante bien con Rezeta en su habitación.

Ximena camina, su celular suena, revisa quién es. La llamada entrante es de la madre de Virginia. Ximena la ignora y vuelve a guardar el celular en su bolsa. Vuelve a sonar, entonces lo apaga. Cuando por fin llega a la casa de Xavier, Ximena golpea la puerta con su mano cerrada. Nadie sale, pero se escucha música dentro, sabe que está ahí. Sabe que está en la habitación porque el volumen se escucha atrapado en las paredes de concreto. Espera, pero pronto se harta. Recuerda entonces que Xavier esconde una llave en la parte superior de la puerta, para situaciones de necesidad. Ximena entra, percibe un olor a marihuana y a tabaco. Light my fire suena dentro de la habitación. Se sorprende, a Xavier no le gustan The Doors. Extrañada, entra en la habitación. Rezeta está sobre Xavier, ambos gimen, se arañan, se muerden. Ximena los observa sin decir ni hacer nada. Xavier la ve; enseguida, Rezeta que le daba la espalda a Ximena, voltea y también la ve. Ximena cierra la puerta y empuja un mueble para trabarla. Xavier le grita:

-¡Abre! ¡Carajo, que abras! ¡Hay que hablar!

Ximena escucha los gritos, pero su cabeza sólo piensa en lo que sus ojos acaban de ver. Va a la cocina, toma un cuchillo y se sienta en la sala, coloca el cuchillo sobre la mesa de centro y espera.

El celular de Xavier suena. Ximena, lo escucha, lo ve y con el cuchillo lo pica hasta trozarlo. Suena el suyo y piensa hacerlo lo mismo que con el de Xavier, pero en un momento de lucidez, observa de quién es la llamada; nuevamente de la madre de Virginia. Responde.

-Virginia se suicidó. –se escucha una voz quebrada del otro lado de la línea.

Pero a Ximena no le importa nada ya y responde:

-¡Me importa una mierda!

Y cuelga el celular.

Se sienta y vuelve a colocar el cuchillo en la mesa de centro. Escucha entonces como el mueble que uso para trabar la puerta cae. Respira y frunce el ceño.

Sólo dos de los tres se enteraron del suicidio de Virginia.

Dentro del departamento habita el silencio; afuera, comienza a llover.

*Alejandro Álvarez. (Puebla; 1995) Ha tomado talleres de cuento en el IMACP, de Filosofía y literatura en la casa del escritor y con escritores independientes de la ciudad de Puebla.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s