El espectro radioeléctrico en México

Por: Iván Vladímir Ayala Guevara

Las Tecnologías de la información y comunicación (TIC), definidas por Cantón y Baelo (2009) como una realización social que facilitan los procesos de información y comunicación, gracias a los diversos desarrollos tecnológicos, para la extensión del conocimiento y la satisfacción de las necesidades de los integrantes de una sociedad, han cobrado relevancia pues, debido a los constantes avances tecnológicos, han incrementado el número de usuarios de Internet de 350 millones, a principios del año 2000, a 2 mil millones en 2012 (Mariscal, 2014). Sin embargo, como indica Tello (2008), ese beneficio no llega a todos por igual, y al existir sectores sociales que no se favorecen con este desarrollo tecnológico existen también “desniveles” en el acceso, uso y beneficios de esas nuevas tecnologías. Además, las TIC, en términos de política pública, también son relevantes ya que el rápido y amplio desarrollo de la innovación tecnológica ha incluido el tema en la agenda pública, cada vez con mayor fuerza, y, por lo tanto, diversos países han tomado decisiones de política pública para incrementar el acceso. México no ha sido la excepción, aun a pesar de que «el diseño e implementación de políticas que promuevan una conectividad ubicua y de alta capacidad» (Mariscal, 2014) sea demasiado complejo. En este sentido resulta vital comprender, aunque sea de manera sucinta, la trascendencia y operación del espectro radioeléctrico, dado que es el insumo crítico para el desarrollo del sector.

            Este texto pretende identificar y describir la importancia del espectro radioeléctrico para el desarrollo de las TIC´s y el papel del gobierno para su pleno desarrollo. Para ello, en primer lugar, haré una breve introducción definiendo que es el espectro radioeléctrico y su situación en México. En un segundo apartado, analizaré el papel del Estado en el sector telecomunicaciones y los mecanismos de licitación del espectro.

El espectro radioeléctrico y el contexto mexicano

Javier Luque (2012) explica que «al flujo saliente de energía de una fuente en forma de ondas electromagnéticas se le denomina radiación electromagnética.» Tal radiación puede ser natural o artificial. Y, por lo tanto, el espectro electromagnético es el conjunto de todas las frecuencias posibles en las que se produce radiación electromagnética.

Del este espectro electromagnético se deprende el espectro radioeléctrico que es distinguido porque permite la transmisión de información. El autor indica, también, que, el espectro radioeléctrico, está determinado por las características de propagación de las ondas electromagnéticas a las diferentes frecuencias, y los avances tecnológicos producidos por el ser humano. En este sentido Mariscal (2014) señala que el espectro radioeléctrico es el insumo crítico para el despliegue de la banda ancha móvil y, por lo tanto, para el desarrollo de las TIC. Es, además, necesario para ampliar la oferta de banda ancha móvil y mejorar la eficiencia del mercado, pero también para mantener su calidad.

Esta información es importante si consideramos que, en México, según datos de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información

en los Hogares (ENDUTIH), en el año 2015 estaban registradas 62.4 millones de personas, de seis años o más en el país, usuarias de los servicios que ofrece Internet, lo que representa el 57.4 por ciento de esta población, mientras que el 71.5 % de la población, equivalente a 77.7 millones de personas, son usuarias del servicio de telefonía celular, además, el 93.5 % dispone de televisor y el 39.2 % cuenta con conexión a internet en su hogar. A esto es necesario agregar un par de elementos: el primero, que en el análisis de la información desagregado por entidad federativa es evidente que aquellos estados que concentran el mayor índice de pobreza y marginación que son Chiapas, Oaxaca y Guerrero, son, también, los que menor número de usuarios de los servicios de telecomunicaciones registran con poco más del 50% en telefonía celular y entre el diez y el veinte por ciento en cuanto a internet en sus hogares. Y, segundo, que, de acuerdo con datos de GSMA, la dinámica e innovación del sector indican una tendencia positiva en el consumo de internet por usuario de 1.2 GB, que se consumían en 2016, a 6 GB por mes para el año 2021.

La participación del Estado en el sector telecomunicaciones

El artículo 27 constitucional menciona que “el espectro radioeléctrico forma parte del espacio aéreo, que constituye un bien nacional de uso común sujeto al régimen de dominio público de la federación, para cuyo aprovechamiento especial se requiere concesión, autorización o permiso”. Por lo tanto, la propia administración del espectro es una atribución del Estado y las decisiones tomadas al respecto toman tal relevancia.

De acuerdo con Acosta, Carreón, Elbittar y Rivera (2013) uno de los principales objetivos de las autoridades regulatorias ha sido elevar el crecimiento y la competencia en el sector, por lo que los instrumentos de política están enfocados en promover la eficiencia y aprovechar el espectro radioeléctrico. Aunque el constante cambio tecnológico y las condiciones del mercado ha obligado a modificar las condiciones de acceso al espectro radioeléctrico. Los autores indican, también, que los organismos regulatorios cuentan con dos principales herramientas para administrar el espectro, por un lado, la asignación del espectro y, por otro lado, políticas que rijan el uso, aprovechamiento y transferencia.

En este sentido, la primera herramienta, referente a la cantidad de espectro que el gobierno asigne, determina los costos, la disponibilidad de estos servicios y con ello los beneficios sociales y económicos disponibles para la población (Mariscal, 2014). Esta asignación impide, además, que exista interferencia entre los diferentes usuarios del espectro.

Tal asignación, ha seguido diversos esquemas a lo largo del tiempo, según Elbittar (2014), el primero utilizado es el de la subasta simultanea ascendente, en este esquema las licencias se colocan como disponibles para nuevas posturas en la medida en que la subasta siga funcionando, esta concluye cuando no hay más posturas nuevas en cualquiera de las licencias. Un esquema más reciente consiste en subastas combinatorias, en el que existe una etapa en que el subastador ajusta los precios de la licencia de acuerdo a los excesos de demanda, y una segunda etapa compiten nuevamente en subasta a sobre cerrado. Este segundo esquema tiene dos ventajas, la primera, es que el ganador paga el costo de oportunidad de los demás consumidores y, la segunda, es que permite empaquetar las licencias que desea. Otro esquema, que se ha utilizado en nuestro país, es la asignación directa del gobierno en el que el regulador elige al operador con las mejores características, esto no siempre es eficiente.

En México, el sector se privatizó en 1991, en lo que se denominó “pasar de un monopolio público a uno privado”, con Telmex como agente industrial prominente (WEF). Las licitaciones del espectro radioeléctrico iniciaron en 1997, con un esquema de subasta simultanea ascendente, desde entonces se realizó una licitación en 2005, otra en 2010 (Elbittar, 2014) y una más en 2015.

En cuanto a la segunda herramienta de política con la que cuenta el Estado, concerniente a que rijan el uso, aprovechamiento y transferencia, vale la pena mencionar, primero, que la capacidad regulatoria está determinada por el resultado final de la asignación y, segundo, que regulación económica puede suceder, de acuerdo con Viscusi (2000), por dos motivos, el primero de ellos denominado teoría normativa que indica que la intervención del gobierno es con la finalidad única de corregir una falla de mercado y garantizar o incrementar el bienestar social y las medidas que tome el gobierno puede ser controlando el precio, la cantidad o la conformación de la empresa (Laffont, 1994). Y, segundo, la denominada teoría de la captura que indica que la regulación económica es consecuencia del arreglo de algunos actores para beneficiarse con la intervención gubernamental.

Siguiendo este argumento, el órgano regulador, Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), tiene la facultad de promover, regular y supervisar el uso del espectro radioeléctrico (DOF, 2014) y el comportamiento de los actores que intervienen en el mercado, para garantizar la eficiencia del mercado y con ello mejorar el bienestar social.

Conclusión

            En suma, la comprensión de la importancia y funcionamiento del espectro radioeléctrico para la ampliación de la cobertura de servicios de telecomunicaciones y, por lo tanto, del uso de recursos tecnológicos nos permite, en primer lugar, comprender el papel del gobierno en el desarrollo del sector y, entonces, exigir, en la medida de lo posible, que su intervención garantice la eficiencia del sector y el acceso a estos servicios; y, segundo, entender que, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)(2010), los países con escaso desarrollo económico en los últimos años, como claramente es el caso de México, tienen en el sector de telecomunicaciones, y su respectivo empleo en las TIC´s, una herramienta de valor agregado que puede potenciar el crecimiento de sus economías, aunque esto implica la constante innovación tecnológica pues la frontera se expande constantemente.

Y, finalmente, vale destacar el evidente bienestar para la sociedad, que implicaría el desarrollo y ampliación de la cobertura, pues el acceso al sector implica un empoderamiento social que permite a las personas participar activamente en las decisiones que se toman en su entorno inmediato y erigirse como agente de cambio, incluso en una escala global.

Referencias bibliográficas

Baelo Alvarez, R., & Cantón Mayo, I. (2009). Las tecnologías de la información y la comunicación en la educación superior. Estudio descriptivo y de revisión. Revista Iberoamericana de Educación, 50(7), 3-0.

Carreón, V., Elbittar, A., & Rivera, H. (2013). Licitación del espectro radioeléctrico y su efecto en el bienestar social en México. El Trimestre Económico, 80(3), 687.

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. México: Cámara de diputados.

Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información

en los Hogares (ENDUTIH) 2015, INEGI.

Elbittar, A. “Licitación del espectro radioeléctrico: ¿Beneficios del Estado o de los consumidores? En: Mariscal, J. (Ed.). (2014). Licitación 21: lecciones de política pública en telecomunicaciones. CIDE.

Laffont, J. (1994). The New Economics of regulation ten years after. En Econométrica (62) 3 p. 507-537.

Mariscal, J. (Ed.). (2014). Licitación 21: lecciones de política pública en telecomunicaciones. CIDE.

Tello Leal, E. (2008). Las tecnologías de la información y comunicación (TIC) y la brecha digital: su impacto en la sociedad de México. Revista de la Universidad y Sociedad del Conocimiento. http://rusc. uoc. edu, 4(2).

Viscusi, K., J. M. Vernon & J. E. Harrington Jr. (2000). “Introduction to Economic Regulation”. En Economics of Regulation and Antitrust. Cambridge: MIT Press. [Capítulo 10 pp. 357-399]

 “Espectro en América Latina” (2016). Disponible en http://www.gsma.com/latinamerica/es/espectro-en-america-latina

“Espectro Radioeléctrico: Precios eficientes para una mejor calidad y mayor asequibilidad de los servicios móviles” (2017). Disponible en: http://www.gsma.com/spectrum/wp-content/uploads/2017/02/Effective-Spectrum-Pricing-Summary-Spanish-Web.pdf

“Las TIC y el desarrollo económico de México. La experiencia de México” (2010). Disponible en: http://www.oecd.org/centrodemexico/medios/46294072.pdf

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s