Él Duerme

Por: América Alejandra Femat Viveros

Y luché contra el mar toda la noche,

desde Homero hasta Joseph Conrad,

para llegar a tu rostro desierto

y en su arena leer que nada espere…

Gilberto Owen

 

Sus aguas ahora mansas

lo cubren, abrazan

lo recorren en espasmos

 

-espejos que palpitan en calma-.

 

Tendido en quietud,

ahora duerme

pero su corriente fluye sobre mí,

un torrente de adrenalina que no cesa.

 

En sus lindes

Mi boca juguetona lo succiona.

Me parece un héroe,

sí, es mi héroe.

 

Su rostro mojado del  mío

me sobreviene,

inconmovible e inquietante

lo respiro en adicción

y me colma de plenitud.

 

Duerme,

como un sol poderoso,

colmena de inquietante líquido.

Dorado rostro que respiro,

entra en mí, penetra, limpia

salvándome de un vacío.

 

Mi héroe duerme,

desnudo girasol, espiga

que danza con el solar del medio día

musitando poemas en cada poro.

 

Mi héroe se arroja tierno

al cansancio dormitante

respira quedo, murmura fuerte,

levedad del sueño que protejo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s