De la vida del amor y del amor de la vida

Por: Melchisedech Daniel Angulo Torres

 

El amor a sí mismo no es amor, propiamente hablando.

David Hume

Mientras no se haya resuelto la cuestión del amor, la humanidad no podrá definir qué es la vida. No sabemos exactamente lo que es el amor, pero se sabe lo que no es.[1]Lo cierto es que el secreto familiar está directamente conectado con el caos social, y que una sociedad de la afectividad es lo contrario a una sociedad de violencia. El amor es algo que no se puede encontrar, más aún te atrapa cuando menos lo esperas, más allá de la producción del amor y del amor de la producción.[2] Una vinculación a un deseo de unidad, todo un lenguaje que se produce en el ambiguo paso de la presencia a la ausencia, es así como las confesiones de amor son sacrificios del deseo. ¿Qué es el amor? El amor es un nombre abstracto, algo nebuloso. La niebla es un amor que quema con la primera luz del día de la discontinuidad, más que una forma de ser, el devenir.[3] Todos los grandes problemas exigen un gran amor y sólo son capaces de él los espíritus poderosos, enteros, seguros y firmes en sus cimientos. El amor[4] debe también aprenderse. Para otros (utópicos y positivistas) es el mal. Por ello decía Nietzsche que la mejor cura para el amor es todavía la antigua medicina de siempre: el amor correspondido. Y así, lo que alguna vez se hizo “por amor a Dios” se hace ahora “por amor al capital”. Gracias al amor todos los hombres (sensatos y necios) son unos ciegos. El amor nace en lugares insospechados…. Los que no aman sabiamente, se desesperan del poder del amor. La diferencia es el único vínculo seguro del amor. La inteligencia busca, pero el que se deja encontrar es el corazón. El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es.[5].

Foto: Leo Herrera

Referencias Bibliográficas: Deleuze, G., Guattari, F., El Anti Edipo. Capitalismo y Esquizofrenia, Barcelona, 2015.

Deleuze, G., Gattari, F., Mil Mesetas (capitalismo y esquizofrenia), Valencia, 2012.

[1] G. Deleuze & F. Guattari, El Anti Edipo, Barcelona Paidós, 2015, p. 54.

[2] G. Deleuze & F. Guattari, El Anti Edipo, Barcelona Paidós, 2015, p. 319.

[3] G. Deleuze & F. Guattari, El Anti Edipo, Barcelona Paidós, 2015, p. 326.

[4] G. Deleuze, F.  Guattari, Mil mesetas (capitalismo y esquizofrenia), Valencia, Pre- Textos, 2012, p. 86.

[5] Deleuze, F.  Guattari, Mil mesetas (capitalismo y esquizofrenia), Valencia, Pre- Textos, 2012, p. 173.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s