Una jacaranda una muere.

Por: Enrique Taboada
Las mañanas las lleno de recuerdos
Que no volverán pues se han incinerado.
Pienso en como era un rinoceronte,
O un tigre de bengala enfurecido,
Pienso en el paso del hombre,
En todo lo que sacrifica en pos del progreso.
En mi casa, las luciérnagas mueren
Por demasiada atención
Explotamos su bosque con turismo
¿Ellas que reciben?
Antes eramos amigos de las plantas,
Mi abuela Praxedis ocupabas las ollas
Viejas de macetas,
antes nos alimentaban
Hoy siguen floreciendo.
La pachamama no quiere morir,
Tonantzi llora por sus hijos,
Madre tierra estas cansada
¿Donde vamos a jugar mañana?
La temperatura sube,
Hay lluvias en exceso,
Somos la especie a extinguir,
Somos racionales,
Escribimos poesía,
Pintamos cuadros
Y seguímos pensando que este
Mundo nos sera perpetuo.
Tierra seras la llorona,
Estaremos ahogados dentro de sus
Brazos en un eterno quejido,
Perpetuo, eterno.
Si cada ser humano sembrara un árbol,
Te daríamos un respiro madre.
Enseñanos a florecer de tu mano,
Enseñamos a apreciar a tus 4 hijas,
Enseñanos a no devorarnos,
Enseñamos a amar y ser fértiles.
No nos dejes caer en la extinción
Y libramos de nuestro mal
Florecer.
Foto de portada: Enrique Taboada

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s