No es un adiós es una hasta pronto

Por: Enrique Taboada

El arte de la fotografía consiste en mostrar una mirada, es, una voz que habla atreves de la imagen, la fotografía o el mensaje que de la fotografía debe ser claro, debe ser firme, debe invitar a un cambio o mostrar una realidad. Cuando conocí a Fili, fue para hacer una exposición donde debíamos mostrar nuestro estado a través de distintas miradas, recuerdo perfectamente una serie de fotografías que saco acerca de los mercados, me llamo la atención que había dicho que se había quedado todo el día y noche en el mercado de Tlaxcala para lograr hacer distintas tomas, ame una foto de un chico lanzando el lazo para levantar su malteado, y así Fili iba a distintos municipios mostrando los distintos mercados, hablaba sobre la importancia de estos y que había un intercambio cultural dentro de ellos.

Un 23 o 22 de julio del 2015, íbamos a montar las fotografías que habíamos hecho para Escenario Tlaxcala, yo no sabía nada acerca de cómo montar una fotografía, fue cuando entre Fili y yo comenzamos a montar la expo, el me enseño en un par de días acerca de cómo hablan las fotografías, las direcciones que toman y como el espectador dirige la mirada.

Después de esos días, en la inauguración me sentí tan satisfecho, no solo por montar las fotografías, sino porque había conseguido un amigo, uno de esos que te enseñan tanto, la fotografía debe ser un discurso, un registro del tiempo, de nuestro tiempo, más adelante le pedí a Fili que me ayudara a tomar una serie de fotografías sobre un evento donde se reunirían diversas camadas de distintos puntos de Tlaxcala, fue la plática más amena, hablamos de todo, fotografía, comunidad, hombre, tradiciones y es que con Fili siempre había de que hablar, tenía ese don de escuchar y hablar que muy pocos tienen.

El viernes 27 de abril, me entere de la noticia, Fili había muerto, siempre me he preguntado  ¿cuándo la muerte viene por un fotógrafo, ambos sonríen? No lo sé, Fili, ya lo habrá sabido, el siempre sacaba lo mejor de las cosas, parte de la muerte es la aceptación de ella, para nosotros sus amigos, los que nos regaló un día de su vida, un café, un sesión, una grabación, nunca vamos a aceptar que el haya muerto, y me niego a aceptar tan fúnebre día, nosotros, los que nos quedamos aquí, miraremos lo que él vio a través de su fotografía, miraremos con sus ojos, esos que tantas imágenes nos regaló, la muerte nos ha sorprendido con llevárselo, a veces pienso que está se lleva lo mejor de nosotros no para jodernos la vida si no para que ellos se conviertan en guías y maestros en nuestros caminos.

Sin duda lo único que nos queda en este momento, es continuar, y seguir sus pasos, espero y de verdad y si no exijo que se rinda un homenaje  con su legado de fotografías que dejo, es uno de los fotógrafos principales Tlaxcaltecas, este artista que siempre apoyo el arte loca merece un reconocimiento,  el arte tlaxcalteca, está de luto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s