El horizonte entre la miseria y la felicidad

Por: Jahir Vega

¿Cuantos de nosotros hemos pasado por alguna calle vacía, hemos soportado el silencio absoluto en nuestras casas o simplemente ir por la calle escuchando nuestra propia voz?, a veces preguntándonos sobre cosas de la vida o de nuestras decisiones, de nuestro futuro; las formas de ver las cosas son infinitas.

En ocasiones o a menudo van muriendo las personas pero no son nuestras responsabilidades y muchos deciden cargar con ideas totalmente estúpidas como por ejemplo “ya quisiera tener lo que tú tienes” “hay niños que no tienen que comer” “si no eres bueno con los demás, no recibirás cosas buenas de la vida”, algunas de estas frases van dirigidas de forma vacía y sin producir un cambio en el otro, solo es chantaje emocional, el cual fuerza a nuestra mente por unos breves segundos en pensar en aquellas frases y esto, en ocasiones nos lleva a seguir con un existencialismo pesimista.

Podemos hablar de un horizonte totalmente miserable, absurdo o de todo lo contrario; a veces las situaciones nos hacen dudar sobre las acciones que hemos hecho y de las que vamos a hacer en un futuro cercano y lo único que queda y, supongo debe ser lo correcto es, hacernos responsables por los resultados que hemos obtenido, hacernos responsables por lo que hicimos o no hicimos, esto puede permitir tener una conciencia diferente sobre la estructura de nuestra larga o corta vida; hacer y decir “soy responsable” se hace la mención a soy maduro y sabia lo que podía pasar por lo que hice, sin importar si lastimas al otro con lo que hayas hecho o dicho. Sin importar los días o los meses hemos tenido al meno una sola vez un atardecer lleno de preguntas sin respuestas, nos hemos sentado en algún lado en tratar de encontrar una respuesta a lo que nos aqueja en ese momento o tal vez del pasado, y al meter al pasado puedo decir que es una parte importante de lo que somos ahora, justo en este momento somos los resultados de lo que decidimos hacer años, días u horas atrás, ¿estas contento con eso? Ah no me digas ¿acaso no lo estas?, que importa querido lector todos sufrimos, aquella persona a tu lado sufre, el de enfrente también, tus amigos, tu jefe, tus padres, etc, todos los que te rodean de forma directa o indirecta llevan consigo un sufrimiento y todos quieran o no, son lo que son. Porque la vida no es un maldito caramelo, no es un paseo por el parque con altos niveles de felicidad; el observar al horizonte nos asemeja a cualquier pensador importante de cualquier época, el observar el horizonte nos hace miserables, nos hace frágiles, y ¿qué es la vida sin la miseria? ¿qué es la vida con absoluta felicidad?, no lo sé, pero estoy seguro que siempre te llegaran mas cosas infelices, miserables que despreciaras tu vida, así que si decides ver el horizonte, revisar su alta gama de colores, ver la línea perfecta, créeme no siempre será un sentimiento de felicidad, y si lo ves con felicidad es solo una falsedad y para terminar dejo una frase de Marshall Kirk “mi madre me dijo una vez, Marshall cuando entiendas que la vida es 95% miseria y 5% felicidad, mejor te irá”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s