La hermenéutica es horizontal y sólo así el horizonte es hermenéutico

Por: Melchisedech Daniel Angulo Torres

Una teoría del valor no es lo mismo que una teoría del sentido: todos los binarismos (creados y por crearse) no son más que representaciones de los elementos diferenciales de los que se derivan los valores de los valores mismos. El valor del origen y el origen de los valores es la Genealogía. Dice Deleuze que el arte más alto de la Filosofía es el de la interpretación.[1] La mirada genealógica abre nuevos caminos. El problema de la subjetividad es el problema por el devenir- sujeto del alma. No se trata de si es mejor el rap que la música clásica o no, lo último que intentamos es dialectizar. Los nombres de las canciones dependen de nuestra capacidad- de- bailar. En otras palabras, el baile, como la virtud, se lleva en la sangre. Todo se trata de velocidades. Por definición, le vas a dar oportunidad a  todos aquellos que vean tus debilidades. De eso se trata, ello es lo que tenemos que hacer. Lo más importante en el tema de la droga es el efecto, el sexo es a las feministas lo que el trabajo a los marxistas.

En el capitalismo post- industrial, desde ese enfoque, una artesana es elevada no a calidad de artista, sino de máquina autorizada. Los conservadores dirían  que no es lo que “cuesta”, sino “lo que sirve”; o que “no- se”, “no- puedo” y “no- hay” no existen. Se puede decir que extraemos no del pensamiento, sino de las ideas- impresiones- imágenes todos aquellos modelos- de- interacción o devenir- otro. No siempre hay que partir de lo particular a lo general, más aún hay que partir de lo general a lo más general. Aquí no es posible la objetividad. Esa es la fuerza terca de la conservación. No nos determina un objeto, somos afectados a la ves que nos representamos funciones (parcialmente). La moraleja es que mientras no se resuelva el problema de la subjetividad, no podemos pasar al del empirismo. Donde no hay nada trascendental “todo lo es”. Antes de pasar a los estudios sobre cine, hay que saber hacer- imágenes y previamente se debe saber música. La teoría de las afectividades (Spinoza) surgió antes de la del mundo- como- representación (Schopenhauer). Los problemas no suponen soluciones, hay que re- plantear los problemas. Ahora bien, los sonidos o ruidos musicales nos remiten al devenir- animal, el devenir- intenso está directamente relacionado con las afectividades- pasiones y así, hasta llegar al devenir imperceptible, un camuflaje parecido no al de los camaleones sino al de las plantas; los animales son muy nobles como para que nos copien algunos movimientos. Los niños están contra la repetición de los binarismos, clichés, dialécticas, formas, gobiernos y dogmas. MD.

 

 

Referencias bibliográficas

Deleuze Gilles, Nietzsche y la filosofía, Anagrama- Barcelona, 2013.

[1] Deleuze, G., Nietzsche y la filosofía, Anagrama- Barcelona, 2013, pp. 8- 11.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s