Mi historia con el VIH y la hepatitis B

Por: Néstor López Espinoza

A finales de mayo de 2017, volví a tener diarrea, fiebre y vomito. Fui al médico en la Ciudad de México (llevaba dos años viviendo ahí), me dijo que era una infección en el estómago, me recetó medicamentos, algunos fueron inyectables (nunca me han gustado las inyecciones pero para recuperarme pronto, las acepte). Le comenté a la doctora que de unos meses a la fecha, me enfermaba de lo mismo frecuentemente y le pedí que me enviara hacer estudios de laboratorio. Las inyecciones y el medicamento me ayudaron poco tiempo.

El 7 de junio de 2017, me hice mi primer estudio general de sangre. De una lista de 69 cosas, 15 tenían asterisco, es decir, los resultados estaban fuera del límite de referencia para pacientes saludables (en la hoja dice pacientes normales). Esa fue la primera llamada de alerta, debía poner atención a mi salud.

Vine a Puebla y fui con un médico que según era muy bueno, el médico dijo que tenía amibas, me cambio el medicamento pero no hubo mejoría, así que me mando hacer más estudios. Un ultrasonido abdominal integral y determinación de panel viral para hepatitis A, B y C, dichos estudios me los hice el 14 de junio de 2017. Los resultados los entregaron dos días después.

Una vez que tuve los resultados regrese con el médico y me enteré que tenía hepatitis B. Ese tipo de hepatitis NO tiene cura y afecta el hígado. El médico me alarmó, entre otras cosas, dijo que yo ya no podía viajar a la Ciudad de México, que tenía que renunciar a mi trabajo de litigante en causas colectivas porque tenía que estar en “cuarentena”, que dicha cuarentena podría durar semanas o meses.

Dude en su diagnóstico pero los síntomas aún seguían, la diarrea no se me quitaba y me sentía muy débil. Tome la decisión más difícil en toda mi vida, renunciar a mi trabajo que tanto me gustaba porque no sabía cuál sería el destino de mi salud. Temía que mi salud estuviera peor.

El 3 de julio de 2017, me hice la prueba de función hepática y de 7 indicadores, 5 salieron arriba del intervalo de referencia, sin duda tengo un problema hepático. El de VDLR (examen para detectar sífilis) afortunadamente salió bien, es decir negativo.

El 7 de julio de 2017, recibí el resultado de otro estudio de laboratorio. Ese día mí mamá me acompañó por los resultados, ambos abrimos el sobre y nos enteramos que salí POSITIVO en la prueba confirmatoria de VIH-1. Aunque sabía que existe tratamiento antirretroviral para tener una vida normal y vivir muchos años, es inevitable penar en la muerte. Sientes que tu vida se derrumba. Se te viene a la mente tu familia, amigos, sueños que quieres cumplir y ahora no sabes si lo lograrás.

Tranquilamente le dije a mi madre que no se preocupara, le expliqué que aunque no existe cura para el VIH, existe tratamiento para llevar una vida normal y vivir muchos años, que teníamos que informarnos más sobre el tema y seguir adelante, como siempre, que no era la primera vez que pasábamos una situación difícil.

Desconocía el procedimiento que tenía que seguir para iniciar con el tratamiento ¿a dónde tenía que ir?, ahora que sabía el origen de mis síntomas, ¿qué tenía que hacer? Lo que sí estaba seguro era que no quería regresar con el médico porque me parecía una persona inexperta. Si con la hepatitis B decía que tenía que estar en un cuarto aislado y las cosas que yo usara nadie más las podría utilizar. No me imaginaba qué barbaridades diría cuando se enterara que había salido positivo al VIH.

Esa tarde mi mamá y yo pasamos al taller de mi papá, para ir en su coche a traer a mi hermana a su trabajo. Ahí les comuniqué mi estado de salud. Dijeron que como siempre me apoyarían.

En ese momento, René me mando mensaje para preguntarme cómo habían salido mis estudios, le dije el resultado y me llamo inmediatamente. Él es mi mejor amigo, siempre me ha apoyado en todo. Incluso desde antes de conocernos acepto ayudarme a litigar mi caso (en mayo de 2013 fui preso político del gobierno Morenovallista, después de que litigamos por 3 años y medio, demostramos que los supuestos delitos por los que se me acusaba eran fabricados). René es una excelente persona, he aprendido mucho de él, estoy muy agradecido por todas las oportunidades que me ha dado, por su confianza y amistad.

Al día siguiente le comuniqué mi estado de salud a mi amigo Luis, él siempre me ha dado ánimos para salir adelante. De hecho, a varios familiares y amigos les he dicho, siempre he recibido mucho apoyo. Creo que tener VIH y hepatitis B, no es algo que se deba ocultar. Es algo que a cualquiera le puede pasar. Eso no quiere decir que esté orgulloso o me de igual tener los virus. Simplemente no debo tener miedo ni vergüenza, debo aceptarlo, cuidarme y seguir adelante.

Fui muy irresponsable por no cuidarme y no hacerme pruebas, acepto mi responsabilidad al adquirir los virus y por eso no culpo a nadie de haberme contagiado. Nuestra salud depende de nosotros, no de los demás.

Busque a un especialista en el tema, quien me recomendó afiliarme al seguro popular para poder ir al Capasits y ahí recibir atención multidisciplinaria (médica, nutricional, psicológica y dental) y mi tratamiento antirretroviral gratis. Me hice más estudios para saber de cuánto era mi carga viral de ambos virus.

Fui al Capasits y lleve todos los estudios de laboratorio que tenía, eso ayudo a agilizar la atención médica e iniciar inmediatamente con el tratamiento. El 20 de julio se 2017, empecé a tomar Atripla, todos los días a las 11:00pm me tomo una pastilla.

Fueron días difíciles, en primer lugar por los síntomas que tenía provocados por el virus y después por los horribles efectos secundarios del antirretroviral. Me costo trabajo adaptarme a mi nueva forma de vida.

El 4 de enero de 2018, cuando fui a consulta al Capasits, recibí la noticia más maravillosa, en mis estudios de laboratorio indicaba que era INDETECTABLE en el virus de VIH y mis CD4 habían aumentado a 792. El virus de VIH estaba controlado, ya no representaba riesgo para mi salud. La tarea es mantenerme así siempre.

El 6 de marzo de 2018, fui a consulta con la Nutrióloga, antes de pasar con ella, debo pasar con las enfermeras a que me tomen signos vitales. Ese día estaban aplicando la vacuna anti influenza y la prueba cutánea de PPD, como ya lo he mencionado anteriormente, no me gustan las inyecciones, pero accedí a ponerme la inyección y hacerme el examen. La prueba es un método utilizado para el diagnóstico de la infección de tuberculosis (TB) silenciosa (latente). Desafortunadamente al otro día me salió la ronchita y al tercer día tuve que ir a consulta con la doctora para que me recetara medicamento.

La doctora dijo que tendré que estar en tratamiento por 9 meses para no desarrollar la tuberculosis. Tengo que tomar 3 pastillas al día de Isoniazida, después del desayuno.

El 16 de mayo de 2018, pase por los resultados de mis estudios de laboratorio y fui a consulta en el Capasits. Ahora los estudios decían que presentaba persistente trombocitopenia, es decir, tengo plaquetas bajas. La doctora me envió a interconsulta a hematología, me dieron cita para el 25 de julio de este año, mientras llega esa fecha estoy tomando dos pastillas de Tribedoce, una en la mañana y otra en la noche.

También ese día la doctora me regañó porque aunque seguía indetectable, mis CD4 habían disminuido a 707, el motivo fue por ser descuidado y no tomarme Atripla a la hora exacta que me tocaba.

Es estresante que la cantidad de pastillas aumenten y tener la inquietud que mi salud aún no está del todo bien, trato de no clavarme en eso y seguir con mi vida normal.

Tener VIH y hepatitis B, me recuerda el tumor que siempre he tenido encarnado en mi ojo izquierdo. Me enteré de esto cuando iba en tercero de primaria. En Puebla los especialistas querían extraerme el ojo e intentaron asustarme diciendo que podría crecer el tumor y afectar el ojo derecho. Que no podía practicar ningún deporte, manejar o salir solo a la calle porque yo solo veía con un ojo y tendría que esforzar mucho la vista. Al salir del consultorio le dije a mi mamá que los especialistas estaban locos, que prácticamente querían que fuera un inútil. Yo no iba a permitir eso, tenía sueños y quería cumplirlos. Obviamente no acepte la decisión de operarme y les pedí buscar otras alternativas.

Un especialista nos habló del Hospital Asociación para Evitar la Ceguera en México, ubicado en Coyoacán, en la Ciudad de México. Dijo que quizá ahí podían darme otra respuesta. Después de varias consultas, los especialistas de la Ciudad de México dijeron que no era necesario extraerme el ojo. Mientras el tumor no diera molestia y no creciera ahí podría estar.

Le prohibí a mi mamá comentar lo de mi tumor en la escuela porque no quería ser tratado diferente. Les demostraría que puedo llevar una vida normal.

Siempre he tenido ese tumor y mi vida ha sido normal. Con el VIH y la hepatitis B, tiene que ser igual, son cosas de la vida que nos pasan, debemos aceptarlo y aprender a vivir con ello.

Los que tenemos VIH y hepatitis B, no tenemos que temerle a nuestros virus. Debemos aceptarlos, ser disciplinados en seguir el tratamiento al pie de la letra y mantener nuestra salud, siendo indetectables.

El VIH y la hepatitis B, NO es sinónimo de muerte. Tenemos que romper con todos los pensamientos negativos y discriminatorios. Aprender más sobre el tema, compartir información, buscar medicamentos cuyos efectos secundarios no sean tan molestos y hasta encontrar la cura.

Me infecté de ambos virus por no usar condón, por creer que jamás me podría pasar. Si nosotros no cuidamos nuestra salud, nadie más lo hará.

Hoy publico este texto porque ayer cumplí un año desde que me enteré de mi diagnóstico. Estoy bien de salud, recuperaré mi vida independiente y seguiré en la defensa de los derechos humanos.

Agradezco a mi familia y amigos por todo su apoyo y no dejarme solo en ningún momento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s