Noches en la sala del hospital

Por: Enrique Taboada

 

 

En la entrada solo mengua la desesperanza,

Los asientos son incomodos,

El lugar es frio

Y el tiempo es eterno.

 

Una persona se para,

Camina de un lado a otro,

Piensa en la fragilidad humana,

Piensa en la salud de su enfermo.

 

El olor ahí adentro marea,

Las colillas de cigarros caen,

Yo observo algunas lágrimas caer,

Somos tan frágiles,

Tan fugaces,

Polvo somos y

En polvo nos convertiremos.

 

Y la salud de nuestros enfermos,

A veces se nos escapa,

Un día estamos en la sala de espera

Y otro estamos la antesala de la muerte.

 

La sala se vacía,

Se quitan las bancas y se tienden sarapes,

Alguien tiene que esperar

Que otro día llegue.

 

 

Foto de portada: Leonardo Herrera

Un comentario

  1. Que desesperante y triste es estar en la sala de un hospital y mas aún lamentable dormir en la misma habitación donde se encuentra nuestro paciente …pero mas triste es llegar al hospital con la esperanza de que va a mejorar y no es así las laGrimas te invaden la mente se nubla encontrarse solo y tener que resolver documentos por que hoy mi familiar falleció 😭😭😥😥😥

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s