De salud en términos fisiológicos

Por: Melchisedech Daniel Angulo Torres

Escribir es un asunto de devenir,

siempre inacabado, siempre en curso,

y que desborda cualquier materia vivible o vivida.

(Gilles Deleuze)

En el proceso de la vida, hay un devenir Mujer en el hombre como un devenir “hombre” de la mujer. Ya no es tan importante la forma como la función en los componentes de fuga desde una molécula hasta un animal. En la forma del ello también se ejerce una huida. El ello comienza cuando a la estructura binaria del alter- ego ya no le es suficiente pasar de la interioridad a la exterioridad por medio de una tercera persona. Acá no hay detención del proceso; en el caso de Nietzsche se habla de enfermedad porque hay detención del proceso.[1]

El devenir del escritor es un devenir negro, devenir animal, inferior. La vida, es como un proceso de el proceso. Cada Filosofía está obligada a hacerse sus propios conceptos. Los delirios nos obligan a salir del proceso, es una creación que también hace escritores. El meta- tiempo es la pregunta por el tiempo mismo. Por un lado, está el esquizofrénico estudiante que no significa ni es significante, por el otro el estudiante esquizofrénico que no totaliza ni colma. De ello deducimos que la medicina es una falsa ciencia y la falsa ciencia es una medicina.[2] Ya sea en la vida y en la imaginación. La historia es testigo de como el planeta entero ha sido esquizofrenizado por generaciones enteras. Confundimos la vida del saber con el saber de la vida y la belleza de la verdad con la verdad de la belleza.

El poder de la repetición con la repetición del poder. La literatura menor es una entidad que nunca acaba de retirarse, que nunca acaba de llegar.[3] Nada muere, sólo hay asesinos. Así, las afecciones no están en función del tiempo, sino que el espacio- tiempo ahora determina las afectividades y las causalidades de la acción (política).[4] Ya no se trata de definir la eternidad por medio de la permanencia, ni la simultaneidad por medio del espacio, la sucesión por medio del tiempo. El complejo de Edipo ya no se define por una actitud meramente pasiva, no hay que caer en el nihilismo pasivo; todo lo que se hace por acción está más allá de la vida y la muerte. La acción es una función en un concepto, pero las condiciones de posibilidad del objeto son las mismas que las del materialismo; la potencia de acción moldea moldes. MD

Referencias bibliográficas:

Deleuze, Gilles, Crítica y clínica, Anagrama- Barcelona, 2016.

Kafka, Franz, El proceso, Alianza- Madrid, 2017.

[1] Deleuze, G., Crítica y clínica, Barcelona, 2016, p. 14.

[2] Deleuze, G., Crítica y clínica, Barcelona, 2016, p. 27.

[3] Deleuze, G., Crítica y clínica, Barcelona, 2016, p. 38.

[4] Deleuze, G., Crítica y clínica, Barcelona, 2016, pp. 42- 43.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s