El diagnóstico

Por: Jacqueline Silva Valencia

La doctora revisó los estudios que le entregué y me miró como se mira a alguien que inspira lástima. Entonces imagine cual sería el veredicto.

Salí del consultorio junto a la mujer que me había dado la vida y ahora iba  perder la suya. En el trayecto al estacionamiento solo la observé sin poder decirle nada. Ella caminaba con paso firme como una reina,  mientras  yo sentía que me faltaba fuerza en las piernas.

Regresamos a la semana siguiente con nuevos estudios. Eran más específicos y caros. Fue cuando la sentencia cambio ya que por un error de un mal profesionista, los primeros resultados estaban equivocados.

Ella se comportó igual que la primera vez, caminamos sin emitir palabras, mientras  yo  sólo pensaba en cómo hacer un trato con la muerte para que cierto doctor amaneciera asesinado o en el mejor de los casos enfermara.

Un comentario

  1. Me gusto mucho tu cuento, aunque es cierto, y me llama mucho la atención de como las personas reacción ante un realidad de distintas maneras, al igual que cuando se leen los cuentos, es decir ante un mismo estimulo o problema todos reacionamos distinto y siempre es el ser humano ante el mundo.Gracias por ser como eres, un abrazo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s