El trastorno

Por: Jacqueline Silva Valencia

Desde que la conocí supe que ella no era como los demás, porque se lava mucho las manos y quiere que todo esté limpio y ordenando.  En lo primero somos muy parecidos yo también me baño a cada rato

Todos los días, antes de irse, se cerciora, una y otra vez, si cerró bien  la casa y también cierra y abre varias veces la puerta del patio donde me encuentro. Creo tiene miedo de que me quede adentro y vuelva a ensuciar el colchón. Si pudiera explicarle que fue un accidente.

 No soy tonto, sé que algo malo le pasa, porque revisa y revisa estén  cerradas las llaves de la estufa y desconectados todos los enchufes, antes de irse dormir. Si supiera que no duermo para estar atento y avisarle si algo malo sucede.

Tal vez debería irme y ella se curaría, no creo que la culpa sea toda mía, pienso que más bien necesita ayuda. Hace falta que los viven con nosotros, ensucien menos y limpien más, no la hagan enojar y sobre todo,  la quieran tanto como yo la quiero, más no puedo decirles, me gustaría, pero  solo soy un gato.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s