La Caverna de José Saramago

Por: Luis Alberto Carrasco Arenas

Saramago empieza introduciendo a los dos primeros personajes del libro quienes son Algor y su yerno Marcial. La historia se desarrolla en dos lugares completamente opuestos. Primero empieza en un pueblo donde vive Algor y su hija un pueblo calmado que mantiene sus costumbres y conviven con la naturaleza y con el campo. El otro lugar es mas conocido es una ciudad donde la gente vive en un ambiente mas complicado ya que viven en un ambiente inmerso en vicios, pobreza.

En la ciudad hay un centro donde trabaja marcial como guardia, en ese centro se encuentra de todo, alimentos, viviendas, lugares para divertirse. Es una ciudad dentro de la ciudad donde los trabajadores no necesitan salir ya que ahí tienen de todo. Como Saramago lo dice al principio Marcial esta casado con la hija de Algor, pero solo puede visitarla cada cierto tiempo. Alfaro se dedica a la alfarería un negocio que era rentable, pero comenzaron a surgir problemas, las ventas comenzaron a bajar tanto que tuvieron que dejar su negocio. Esto sucedió debido a las grandes empresas que encontraron como remplazar el trabajo del alfarero con nuevos productos, productos de barro que fueron sustituidos por piezas plastificadas.

Algor y su hija deciden irse a la ciudad para vivir con Marcial en el centro donde el trabaja, aunque para ellos es una realidad distinta ya que en la ciudad hay mas pobreza donde las empresas imponen las reglas mediante el consumismo.  Tanto Marcial como Algor y su hija viven alejados de su realidad como lo recalca Saramago viven en una caverna, al finalizar encuentran una verdadera caverna en el centro donde ellos viven.

En esa caverna hay 6 personas dirigiendo su mirada hacia una pared es ahí donde se dan cuenta que ellos están en la misma situación viven en una caverna alejados de la vida y aislados de la sociedad y de la realidad que ellos creían conocer. En ese momento Saramago expresa una cita “Que extrañas escenas describes y que extraños prisioneros, son iguales a nosotros”. Al ver esa realidad Marcial, Algor y su hija deciden abandonar su vida en la ciudad para regresar al campo. Las industrias nos han sometido a una caverna en la cual sobrevive el egoísmo y la vanidad impuesta por dichas industrias un estilo de vida que sobresale de la realidad. Una realidad que destruye todo a su paso sin importar nada, destruye la identidad cultural y social que nos define a cada uno, viendo como prioridad convertirnos en prisioneros del consumismo y del dinero. Saramago compara dos tipos de vida, como la vida del campo es una vida sencilla donde todos se conocen mientras que la vida de ciudad es una realidad donde las personas son frías consigo mismos y siguen una serie de normas que nos rigen para pertenecer a un mundo globalizado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s