Después de la tormenta

Por: Enrique Taboada

Necesitaba aire y quizás un pretexto para salir, fue inevitable ir al centro histórico de Puebla, el zócalo es el centro del ir y venir de la vida Poblana, recuerdo con mucha nostalgia  los novios paseando, los globeros vendiendo sonrisas,  los ancianos buscando recuerdos, los solitarios buscando soledad, los niños soñando, todo girando, pero después de casi 6 meses de cuarentena, el zócalo ahora lucia, vacío, silencioso, herido.

Me senté a observar la inmensidad de la soledad, la nostalgia me abrumaba, últimamente he estado lleno de nada, decidi caminar y dejar llevar mis pasos, fue ahí donde me lo encontré sentado, en el paraje del ayuntamiento con ilustraciones de escritores hechos por Elizondo, era Tomás, para quien no conoce a este pequeño es un títere, que tiene la gracias de bailar cumbias, lo podemos encontrar en todos lados, en el zócalo, en los sapos, en el barrio del artista.

No saben la inmensa alegría que sentí, al ver el títere y más aún a su fiel compañero leyendo periódico a lado de su acompañante, no pude evitar tomar una fotografia, ellos me sonrieron, caray, en estos tiempos las sonrísas valen más que el oro,  se acomodaron y posaron gustosos, han sobrevivido.

¿Qué tan difícil es vivir cómo artista? Es dura la vida, en cuarentena, muchos tenemos que salir, arriesgarnos a ir por la comida, pero de algo estoy seguro, siempre vamos a necesitar al artista para ver con sus ojos la vida.

Después de conversar un rato sobre Vale «El coyote», la crisis de los titiriteros, y de cómo lo cuarentena bajo sus ingresos me retiró, sin duda esta pandemia nos ha puesto en Jaqué, nos mostró un mundo que nunca pensamos que llegaría, se han muerto mucha gente entre ellas una amiga fotografa, la muerte nos tendió la mano recordándonos lo frágil que somos cómo especie, a fin de cuentas si a la madre Tierra se le antoja depurarnos para que pueda haber un equilibrio no lo dudaría.

Pd. Este texto va dedicado aquellos que vencidos por la muerte ahora viviran en nuestra memoria.

Otra Pd. No olviden lo frágil que podemos ser, ¿Aprendimos algo de esta pandemia?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s