No todo está dado, hay muchas cosas por aprender bajo el sol

Por: Melchisedech Daniel Angulo Torres

No es que la verdad sea inalcanzable, sino que es complicado sostener lo que sea, tal vez por ello en la Ilustración soltaron sus aspiraciones a la sabiduría y decidieron perseguir lo verdadero. Un buen orador podrá recitar los discursos más hermosos y aún así, le lleva ventaja el hombre de acción, aquel que dice más con lo que hace, o no.

Aquello que nos hace más fuertes y capaces de lograr los objetivos en la cotidianeidad no es más que la formación y disciplina (por medio de la voluntad), pues la voluntad es al corazón lo que la representación a la mente. Y es que, por una parte todo es mental, pero no todo ocurre ahí, sino en la imaginación, gracias a nuestra facultad del entendimiento.

Es ahí donde procesamos argumentos y creamos modos de demostrar, con meras imágenes e impresiones surgen nuestras ideas, y viceversa. En realidad ese es el sitio donde recae la naturaleza humana, pues sin entendimiento no tendríamos pasiones, ni moral alguna. Lo anterior claro, sin pretensiones de reducir la matemática a sociología.

Por lo tanto, todos estamos facultados para juzgar y decidir, es cierto, y aquí la cuestión conviene plantearla en términos más generales, es decir, tal vez como humanidad, aún no estamos preparados para ciertas cosas, por ejemplo, puede ser que algunos objetos (como la televisión) llegaron tempranamente y hoy no son más que dispositivos de control e instrumentos de aparatos ideológicos.

Si ya de entrada el individuo mismo funciona como la institución por excelencia. Aspirar a institucionalizar un movimiento contra- hegemónico resulta un tanto contradictorio. Muchos hablan de medios y fines, pero fue Nietzsche quien acertadamente propone que si tuviéramos una meta en un sentido colectivo, ya la habríamos alcanzado, y desde hace mucho. La conveniencia y el interés son los mismos defectos que históricamente han convertido a nuestra especie, básicamente en seres egoístas que sólo se arrastran por el mundo como cualquier organismo arrojado en el multi- universo. Y de ahí lo poco común que es observar cualidades como la bondad, la humildad y el compartimento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s