La verdadera riqueza: el amor

Por: Melchisedech Daniel Angulo Torres

Sin darnos cuenta, la soberbia nos conduce a una especie de ser decrépito. Por ello se explica cuando un alma está en ruinas y es preciso repararla. Consuela pues, todo tipo de misericordia que llegamos a recibir. Diferente a la verdadera riqueza, que es cuando experimentamos momentos agradables, de paz y de amor.

Buscamos signos con los cuales expresar a los otros nuestros sentimientos. La verdadera riqueza entonces es amor. Todavía siguen exigiendo los niños esta forma de trato que se merecen por legítimo derecho. Y sin en cambio, hace falta más compasión y sensibilidad. Porque aunque sea bueno lo que se haga, contra la voluntad no se obra bien.

Forzar algo no es obrar bien. No hay como dejar que se den las cosas, de ahí que a los niños les cueste cuando tienen que aprender algo a la fuerza y no por medio del ejemplo correcto. De esta manera, lo que se habla, lo que se escribe, se hace para el servicio. Aprendemos que no hay que hacer a los otros lo que uno mismo no podría tolerar.

Es parte de la naturaleza humana esa vorágine de querer sobresalir, como también lo puede ser la de retraerse; y al final se vuelve vital esa humildad que demuestra la madurez en los niños que juegan a no solo una cosa. En realidad no tenemos nada, ni mucho menos llegamos a hacer algo por nuestros propios medios.

Tal vez sea buen camino para el conocimiento de uno mismo la privación de sí y del otro. Lo cierto es que no podemos permanecer en un borde, sino emprender ese camino y no permitirle a la banalidad del mal sus operaciones por el mal mismo. Ya no piensa en venganza aquel que ha detectado el origen de la ira en su vida.

Son los afectos, cuando nos compadecemos de otros practicamos la misericordia. Amar el sufrir y el llorar es igual de profundo. Enriquecemos el corazón cuando ejercitamos la compasión. Ya no el amor de la sabiduría sino el amor a la verdad. Hacer de las palabras de vida un verdadero alimento comprueba que el amor triunfará.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s