Viejas y nuevas revoluciones

Por: Melchisedech Daniel Angulo Torres

Los fantasmas de la época romana habían protegido la cuna de la sociedad burguesa, cosa que la misma no entendía, pues desde que emergió se encontró totalmente sumida en la producción, la acumulación de riqueza y una lucha pacífica en términos de competencia. La otra cara de esta sociedad está llena de matanzas, guerras y terror para hacer posible su nacimiento.

Durante la Ilustración, se reencontraba el espíritu de la revolución por medio de la resurrección, era un medio para engrandecer las nuevas luchas, para intensificar las fantasías en las tareas del presente. Ya no para dejar ir aquellos espectros, o para rechazar el cumplimiento de las exigencias en la realidad, ni mucho menos para polarizar la antigüedad.

No solo una generación completa supuso haber dado un salto a gran velocidad dirigido por una revolución, después de ella se observan de retorno a un tiempo muerto y, para evitar caer nuevamente en aquellas fantasías que representan a lo decadente y arcaico se resucitan viejas épocas, viejos itinerarios, los nombres antiguos y algunos castigadores que ya estaban olvidados con anterioridad.

La revolución en la sociedad solo puede sustraer su poesía del porvenir, tiene que desprenderse de todas las supersticiones en el pasado para quitarse el miedo de volver a comenzar, las primeras revoluciones trataron de remitirse al contenido de la historia universal para despejarse del propio. Las nuevas revoluciones ni sepultan a sus muertos ni llegan a su propio contenido.

En las luchas seculares no se logró derribar a la monarquía, lo que cayó fueron los alcances liberales que se le arrebataron a ella. Pareciera que el Estado ha regresado a su naturaleza más primitiva, donde solo diferencia entre poder y dominio; lejos de que la sociedad haya capturado los aparatos de un nuevo contenido en el plano de inmanencia.

Vivimos el desbordamiento, pero los tan efímeros periodos de la naturaleza humana no pasan en vano. Hay sociedades que hasta en tres años se han recuperado, a una velocidad que les han permitido su revoluciones, haciendo de algunas de ellas algo meramente superficial, en ocasiones, algunas otras de ellas pasan directamente como complejas experiencias académicas.

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s