Dionisio inspira letras. La embriaguez en una muestra de obras literarias

Por: Alejandra De Lazaro

No hubo momento en que al despertar no quisiera un trago.

Empecé a anticipar la culminación de las mil palabras diarias

marcado por un trago,

cuando apenas llevaba cien palabras escritas.

Jack London

A lo largo de la historia de las artes diversas formas de estímulos han servido como fuente de inspiración y creación. Podemos deleitarnos con diversas obras musicales, pintura y escultura, entre otras fruto de esa musa dionisíaca.

Es de conocimiento de muchos lectores que la vida de algunos grandes escritores ha sido polémica, no sólo por su estilo, sino porque muchas de sus obras fueron escritas bajo los influjos del alcohol, un romance que ha existido en algunos autores, siendo la principal musa de sus obras. A continuación te presentamos cinco libros donde el protagonista ha sido el alcohol.

Vicente Leñero (México, 1933-2014), periodista, guionista, dramaturgo, ingeniero y novelista, con una vasta obra literaria, regalo a la humanidad su obra Los Albañiles (Punto de Lectura, México, 2010), con la cual nos envuelve en una trama policíaca, llevándonos a conocer a fondo diversas condiciones de la vida social de las clases bajas en México. Muestra la desigualdad entre los estratos sociales, las problemáticas de un sistema de justicia corrupto y el padecimiento existente a causa de la inmigración a las ciudades de gente de zonas rurales.

Imagen tomada de http://www.gandhi.com.mx/los-alba-iles?landing_source=digital
Imagen: http://www.gandhi.com.mx

La historia gira en torno a Don Jesús, velador de una construcción, un personaje grotesco y mitómano, que hace valer sus más bajos instintos bajos los influjos del alcohol y la mariguana. Al ser asesinado, presumiblemente por otro trabajador, provoca una serie de interrogatorios policíacos que van develando las virtudes y defectos de cada uno de los personajes mostrando el lado humano, vulnerable y viciado de la sociedad.

El periodista y novelista clásico de Estados Unidos, Ernest Heminway (1899-1961), también ganador del Premio Novel de Literatura fue el creador de Islas a la Deriva (DeBolsillo, 2010), obra póstuma publicada por primera vez en 1970, relata una historia llena de embriaguez de inicio a fin. Thomas Hudson, protagonista de esta historia, vive dedicado a la pintura en una isla tranquila, sus tres hijos lo visitan en vacaciones, acompañados Roger, un amigo escritor, con quien se mantiene una excelente amistad. Hudson tiene una vida amarga que solamente el alcohol alivia, lo que lleva un trance bastante interesante a lo largo de la lectura.

Imagen tomada de http://www.megustaleer.com/libro/islas-a-la-deriva/ES0062517
Imagen: http://www.megustaleer.com

No está de más mencionar que, es posible, sea una proyección de la misma vida de Hemingway, quien era alcohólico y hacía énfasis en la “función purificadora” de emborracharse buscando aliviar los males que laceran a los hombres.

En una lista del tema no es posible dejar atrás El Resplandor (DeBolsillo, 2013). Publicada en 1977, escrita por Stephen King (1947-) originario de Portland, Estados Unidos, conocido principalmente por su densa obra en el género de la Novela de Terror nos ofrece una trama con Jack Torrance como protagonista y situada en el hotel Overlook, el cual posee personalidad propia y es capaz de manipular a su antojo a vivos y muertos.

Imagen tomada de http://www.gandhi.com.mx/el-resplandor-ed-especial
Imagen: http://www.gandhi.com.mx

Torrance desconoce esta situación y, debido a su condición económica precaria y a la necesidad de demostrar que ha superado su alcoholismo acepta el trabajo como cuidador y se muda al hotel junto con su familia. Su hijo, Dany, posee un poder psíquico y descubre que el lugar está poseído por fuerzas malignas y que han comenzado a ejercer su poder.

Bajo el Volcán (Ediciones Era, 1964) es probablemente la obra en español más conocida de Malcolm Lowry (Reino Unido, 1909-1957), publicada originalmente en lengua inglesa en 1947, relata la historia de un día de muertos en la Ciudad de Cuernavaca, en el Estado de Morelos, lugar paradisíaco, pero a la vez demoníaco. El personaje central, el ex cónsul inglés, Geoffrey Firmin es un hombre atormentado por su pasado, los demonios de su mente y de su alcoholismo. La mañana de ese día muy temprano se encontraba bajo los efectos de los primeros tragos de alcohol cuando se reencuentra después de un año con su ex pareja Yvonne Firmin. Durante la charla se irán deshilvanando microhistorias que ayudan a comprender las infidelidades de ella, entre otras, con el medio hermano de Geoffrey, Hug, de oficio trotamundos.

http://www.edicionesera.com.mx/bajo-el-volcan-info?printsec=frontcover&dq=9789684112001&hl=es&ei=_INQTOXXN4fGsAO3lIHvBw&sa=X&oi=book_result&ct=book-thumbnail&resnum=1&ved=0CCgQ6wEwAA#v=onepage&q&f=false
Imagen: http://www.edicionesera.com.mx

Así, cuatro obras de autores diversos, en momentos históricos y espacios, nos invitan a imaginar y construir en nuestras mentes una serie de hechos y situaciones desde perspectivas muy distintas de ver la realidad e imaginar escenarios en los que Dionisio se hace presente en las letras impresas producto de mentes prodigas que han sido favorecidas con la inspiración que solo embriaguez ha podido provocar en los autores. Esperamos que estas recomendaciones les hayan generado una cosquillita por leer los libros y les sean de utilidad. Hasta el próximo número.

2 Comentarios

  1. Interesante recopilación y lo mejor es que en cada una de las obras se presenta el alcoholismo de diferentes maneras en los diferentes personajes. Y me despierta la pregunta ¿los autores mencionados también eran alcohólicos?

    Me gusta

    1. Estimado Fernando López Rayón,
      Por lo menos tres de los escritores mencionados tenían problemas con el alcohol:
      Ernest Hemingway, su deleite y gusto empezó a temprana edad el cual no tenía límites, más tarde eso causaría numerosas depresiones, una de las cuales le empujaría al suicidio al saberse enfermo de cáncer.
      Malcóm Lowry, Su afición por la literatura y el alcohol vieron marcada su vida, sus excesos culminarían en un grave problema alcohólico, años más tarde una sobredosis de alcohol le llevarían a la muerte.
      Stephen King, ha declarado que tuvo serios problemas de alcohol y numerosas drogas por los años setenta mientras escribía la novela El resplandor, su familia y amigos son quienes le ayudan a luchar contra sus vicios y adicciones.

      Gracias por leernos y por tus comentarios.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s