El Café Perfecto

Por: Mtro. Edgar Madrid Muñoz

De olla, expreso, con piquete o capuchino, son tan solo algunas de las innumerables formas de elaboración y degustación de una de las bebidas más populares en todo el mundo, si, nos referimos al café.

Desde su origen etíope en África, el café es una bebida que ha enamorado e hipnotizado a la mayor parte de la población mundial. El café se ha propagado como una burbuja terráquea que nos ha envuelto bajo la sublime forma de una infusión caliente preparada con sus semillas tostadas y molidas, que al percibirlas con el olfato, su tradicional aroma agridulce te llenan de regocijo nostálgico.

Foto: Flickr.com/Bonynguyen
Foto: Flickr.com/Bonynguyen

Históricamente el café, ha sido una bebida que por su consumo, ha permitido una división social, ya que en el viejo continente alrededor del siglo XVII el café era sinónimo de bebida de pastoreo y en Europa en ese tiempo estaban en la mesa, bebidas como el té y el chocolate, más adelante ya aceptada esta bebida en la corte de Luis XIV se dio a conocer en el viejo mundo hasta llegar a América, que después de muchos obstáculos primordialmente relacionados a la economía y comercio, se dio la aceptación de la bebida que estadísticamente tiene mayor consumo en América. En México símbolo de la bebida de pobres y deleite de ricos se decía por los años 50.

Actualmente por los efectos que la cafeína suministra a nuestro organismo, que permite estimular el sistema nervioso central, mantiene despierta la atención y el humor, ayuda a la respiración y la digestión. La industria del café es una de las más rentables en nuestro país y tal vez en el mundo, ya que no por casualidad las franquicias más buscadas están relacionadas a esta bebida, la evolución que ha tenido esta industria amparada a las demandas y exigencias de del mercado contemporáneo, nos llevan a las creaciones o tendencias de consumo que han pasado del café tradicional de barra como el americano, expreso o capuchino, a fusiones culturales como café a la diabla, helado o con licores. Tendencias como el arte latte han exprimido al máximo la creatividad de baristas en todo el mundo ya que su trabajo consiste en la elaboración artística de infinidad de figuras dentro de la taza a través de la espuma de leche en el café.

La calidad de un café no radica en el precio, país o marca, indican los expertos cafeteros o baristas profesionales, estos indican que existe un término llamado cata, que permite el análisis sensorial de alguna bebida, pasando por puntos como la vista, el olfato, gusto. Mark Pendergrast en su libro “El Café historia de la semilla que cambio al mundo”, indican 4 componentes básicos para la taza perfecta: aroma, cuerpo, acidez y sabor. El aroma es conocido suficientemente obvio: esa fragancia que a menudo promete más de lo que el sabor proporciona. El cuerpo es una cualidad más subjetiva y se refiere a la sensación o la densidad del café en la boca, como se mueve alrededor de la lengua y ocupa la garganta al pasar por ella. La acidez no se refiere literalmente a un nivel de PH si no a una chispa, un brillo, un sabor penetrante que añade brío a la taza. Finalmente, el sabor es la evanescente y sutil sensación que estalla en la boca y permanece como un recuerdo gustativo. Los expertos en café, lo mismo que los conocedores de vino, se vuelven absolutamente poéticos cuando describen estos componentes.

En resumen el café ha sido y sigue siendo parte fundamental del diario vivir de la humanidad, pasando de una bebida animadora de reuniones sociales a un eje de economías nacionales, pero sin lugar a duda una bebida para confortar al alma del ser humano. Hasta pronto

Receta

Café Monja

Producto Cantidad
Café expreso

50 Ml.

Leche evaporada

150 Ml.

Cajeta

4 Cucharas

Rompope

60 Ml.

Canela en polvo Al gusto
Copa de cappuccino

1 Pieza

Procedimiento

1. Calentar leche a baño María y batirla con un batidor globo constantemente hasta espumar y comenzar a evaporar.

2. Agregar cajeta y rompope lentamente a la copa, agregar la leche con espuma.

3. Incorporar lentamente el café y por ultimo decoramos con canela.

Café Turco o Árabe

Producto Cantidad
Café recién molido

50 Gr

Agua

400 Mililitros

Cardamomo recién molido

3 Pizcas

Azafrán

1 Pizca

Azúcar Al gusto

Procedimiento

1. Hervir el agua, agregar en ese momento el café y dejar por unos minutos.

2. Sacar del fuego la mezcla y agregar cardamomo y azafrán.

3. Regresar al fuego por unos minutos más y agregar azúcar o miel al gusto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s